Por qué resulta abrumadora la magnitud de anormalidades administrativas que encontró el nuevo gobierno

Captura León

Como palomitas de maíz saltan los resquemores de los nacionalistas al verse desnudados por la cascada de mala praxis administrativa que se van encontrado en una y otra institución u oficina pública.

Para el representante en Honduras del Instituto Holandés para la Democracia, NIMD, por sus siglas en inglés, Luis León, la respuesta es muy lógica.

“Es la primera vez que tenemos un gobierno que no es ni nacionalista ni liberal y eso no está dando la oportunidad de ver muchos de los problemas que hay dentro del sistema estatal que antes no nos dábamos ni cuenta”.

Con ello reconoció que el gobierno de la presidente Castro tiene ante si un gran reto. “Y es lograr estabilizar un sistema de país que ahora mismo se siente colapsado, que los hondureños tenemos la sensación que esto no funciona y mucha esperanza en lo que se pueda hacer, así que habrá que empezar por ordenar la casa”, apuntó.

Orden que tiene ver con el control del gasto público, generar desarrollo e inversión y así brindarle respuesta al pueblo hondureño. De ahí que lo más sensato no es criticar en este momento, sino que dar un compás de espera, manifestó.

“Mire, yo creo que hay que darle la oportunidad a este gobierno de que se asiente, tiene que entender lo que ha pasado en los últimos 40 años con la estructura institucional del país, hay que entender cómo se han estado manejando las cosas, qué cosas se hicieron bien, qué cosas se hicieron mal, el gobierno está a punto apenas por cumplir un mes; así que yo creo que hay que darle el tiempo suficiente para que se pueda estabilizar, pueda proponer una ruta de trabajo y empezar a generar esos cambios que el pueblo espera y por los cuales votó”, señaló León.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 + 5 =