Por qué Ómicron es más infecciosa que las otras variantes del COVID-19

R3CHGHVFXJHMNLMOB7FSCNZG3Y

Investigadores de los Institutos Gladstone, UC Berkeley y el Instituto de Genómica Innovadora de Estados Unidos llevaron adelante un estudio, que acaba de publicarse en Proceedings of the National Academy of Sciences, para determinar las capacidades de ensamblaje y neutralización de la variante Ómicron del SARS-CoV-2 para lo que utilizaron partículas similares al virus (VLP).

El estudio fue realizado mientras Ómicron se propagaba rápidamente por todo el mundo a principios de este año, conscientes de que es una variante que contiene amplios cambios de secuencia, en relación con las variantes B.1, B.1.1 y Delta que surgieron antes, y que tienen efectos desconocidos sobre la infectividad viral y respuesta a las vacunas existentes.

Los científicos lograron confirmar que los anticuerpos generados contra variantes anteriores del virus son mucho menos efectivos contra Ómicron, pero demostraron que las personas que recibieron el refuerzo recientemente tienen niveles más altos de anticuerpos efectivos.

“El sistema de partículas similares al virus nos permite analizar rápidamente nuevas variantes y obtener información sobre si su infectividad en el cultivo celular ha cambiado”, explicó Melanie Ott, directora del Instituto de Virología Gladstone y autora principal del nuevo estudio. “En el caso de Ómicron, nos permitió comprender mucho mejor cómo, a nivel molecular, esta variante es diferente de otras”, dijo.

Por su parte, la otra autora principal del estudio, Jennifer Doudna, investigadora principal de Gladstone, profesora de UC Berkeley, fundadora de Innovative Instituto de Genómica e investigador del Instituto Médico Howard Hughes, indicó que “este enfoque es increíblemente útil para estudiar rápidamente la eficacia de anticuerpos y vacunas anteriores en una cepa viral emergente”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 + 16 =