¿Por qué nos cuesta tanto obedecer incluso lo que es para nuestro beneficio?

Se ha dicho hasta la saciedad que le uso de la mascarilla ayuda a prevenir el contagio por coronavirus, si es el caso que tenemos necesidad de salir de la casa.

Sin embargo en algo tan sencillo, que es para nuestro bien queremos hacer las cosas como nosotros queremos, incluso sin importarnos la salud de los demás, que desde luego incluye a quienes son más cercanos a nosotros, NUESTRA PROPIA FAMILIA.

Sin duda que hay necesidad de trabajar, porque hay que llevar comida a la casa, si así de grande es nuestra responsabilidad, entonces ¿por qué llevarles la infección? porque  ¿qué es lo más lógico si actuamos igual que estas señoras? Que esteremos llevando de regreso el virus si no tomamos medidas para evitar el contagio.

Usted se podría preguntar ¿QUÉ ABUELO DESEARÍA UN MAL PARA SU ADORABLE NIETECITA? bueno, uno que actúe exactamente como este señor de la fotografía, sin duda una tremenda grosería.

Y no es cuestión de edad, en los de mayor edad se podría aducir que no tienen quién los asista, lo cual es valedero, pero en los más jóvenes.

A menudo, somos capaces de realizar esfuerzos, prácticamente sobre humanos, pero demostramos total incapacidad de usar la razón y la lógica sobre qué sentido tiene que nos esforcemos tanto por ganarnos la vida diariamente, si en cada momento la exponemos de manera tan inmisericorde.

Por cierto hay quienes consideran que las mascarillas son multiusos y que pueden servir incluso para limpiar el automóvil.

Como les decíamos, a veces resulta comprensible que algunas personas no cumplan con las disposiciones para cortar la transmisión del virus; pero otras no, porque tenemos el ejemplo justo al lado de nosotros, aunque sea un mal ejemplo, pero ejemplo al fin.

Por lo visto, esta cuestión de la desobediencia, es nuestro país es una anticultura que se practica desde la niñez.

Dicen que la comunicación para que sea efectiva debe ser con claridad, si es con fluidez, mejor; pero ¿será necesario quitarse la mascarilla para convencerla?

Desafortunadamente para el bienestar de todos, los casos de personas que desatienden las medidas de bioseguridad abundan por todas partes.

A veces para incumplir con las normativas, que como parte de una sociedad estamos obligados a cumplirlas, lo único que tenemos que hacer es hacernos los disimulados, aunque nos demos cuenta vamos en contra de las dispocisiones que son para todos y por el bien común.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


14 + 8 =