¿Por qué dos prestigiados abogados decidieron tomar el caso de Kevin Solórzano?

Captura ttt


Esto a pesar de tener conocimiento que la familia del acusado no contaba con los recursos económicos como para sufragar los gastos de defensa legal.

Esta es una interrogante que en realidad ha sido planteada en los pasillos judiciales del país, la respuesta que brinda el abogado Jair López, quien es parte del equipo de defensa de Kevin Solórzano, es más que satisfactoria, alaga el espíritu de solidaridad y combate a la injusticia.

“A Kevin nosotros no lo conocíamos, no conocíamos a su familia y fuimos referidos por un primo mío, que por amigo en común ése amigo en común sí conocía a la familia, Así conocimos a Anadeth, llegó con este amigo en común y nos contaron la historia. Y para decir la verdad, así fue, nosotros le dijimos que estaba bien y que le íbamos a hacer una propuesta económica”.

“Y yo creo que por esa audiencia, porque íbamos a la inicial no participamos en la primera audiencia que se llama audiencia de declaración de imputado, cobramos 30 mil lempiras. Entonces claro, generalmente así uno causa honorarios sigue avanzando el caso, entonces los honorarios se van pagando según la fase que uno va avanzando”.

“Y seguramente ese contrato, porque no recuerdo muy bien, talvez contemplaba otras fases siguientes; pero cuando vimos en esa audiencia lo que le estaban haciendo a Kevin y cuando terminó la audiencia, este joven de lo que se preocupó fue del examen que tenía el martes siguiente, esa era su preocupación”.

“O sea, ni siquiera había asimilado lo que significaba quedar en prisión preventiva. Él estaba preocupado por un examen sin saber que prisión preventiva representaba quedarse preso por algún tiempo, como en efecto lo ha sufrido”, expuso el abogado López.

Esta situación hizo mella en la conciencia de los defensores legales y tuvieron a bien hacer una sustancial consideración.

“Entonces ahí nosotros dijimos ‘no, en este caso no nos van a pagar más’, se lo dijimos a Anadeth, sabíamos de la grosería que se había cometido en contra de Kevin, pues lo vivimos en la audiencia”, aclararon que dela inocencia de Kevin se dieron cuenta desde el principio.

“Pero ahí cuando vimos la magnitud de cómo la autoridad estaba llevando este caso dijimos que no íbamos a cobrar más porque ese caso merecía ponerlo en su lugar en el sentido de hacer justicia. Y mirábamos a aquel monstruo encima de nosotros y lamentablemente recurriendo a procedimientos totalmente irregulares”.

“Y eso fue lo que nos motivó. Y solo pongo una muestra, ahí está una delegada del Comisionado de los Derechos Humanos, una excelente funcionaria, la abogada Dircy Reyes ella estuvo allí en esa audiencia inicial y vio las atrocidades de la cual fuimos víctimas”.

“Allí el muchacho hijo del abogado Eguigurem, que nosotros ni sabíamos que era el hijo porque lo disfrazaron los fiscales de un trabajador que accidentalmente había visto el hecho; no lo pudimos interrogar como hijo porque el hijo había hecho los retratos hablados, no lo pudimos examinar sobre cuestiones tan importantes y claro, este joven cambia su testimonio en esa audiencia dio su versión inicial cuando ocurrieron los hechos”.

“A la audiencia inicial en la que participamos cambia los hechos radicalmente y nosotros no sabíamos que se estaba contradiciendo porque se identificó de otra forma. Se puede imaginar cómo daña el derecho de defensa esto”, cuestionó el abogado López, y que expuso como la razón que motivó al equipo a comprometerse con este caso.

Ante estos entuertos incriminatorios la pregunta que surge es ¿cuál es el objetivo. El más razonable es el de encubrir los hechos, pero entonces da pie a otra interrogante ¿a quién están tratado de proteger?

La defensa tiene claridad que no le corresponde hacer esas investigaciones, sin embargo sí consideran que el caso resultó mal abordado por la parte acusadora, como por ejemplo debieron indagarse tantas cosas respecto de su función y el caso se sumergió de cabeza en contra de Kevin Solórzano sin mostrar interés por conocer más, reprochó el profesional del derecho.

Para pena de la justicia hondureña casos como este son más comunes de lo que se puede imaginar. “Nosotros fuimos fiscales y sabemos que es una gran responsabilidad presentar una acusación; un fiscal debe presentar una acusación cuando en realidad hay un mérito”.

“Luego vimos el expediente del Ministerio Público, y lo que hicimos fue poner pruebas, pero lamentablemente no se nos permitió, hasta hay oficios del fiscal encargado del caso y que compareció finalmente al juicio, cuando a Kevin lo presentan ante el tribunal hay un memorándum dirigido a su jefe diciéndole que no habían méritos para sostener esa acusación en contra de Kevin”, señaló.

Con ejemplos como los señalados al abogado López no le queda ninguna duda que “Kevin ha sido víctima de una revictimización, porque se le está conduciendo de nuevo a juicio cuando su caso debió haber sido resuelto. Pero bueno, al menos sirvió un sistema de control judicial de una instancia superior respecto de otra y se ha corregido”.

Reconoció que lo que ellos esperaban era que Kevin resultara absuelto de las acusaciones, porque era lo justo. “Pero bueno, el Tribunal decidió que era mejor anular porque existía un grave vicio en la manera en que el Tribunal de Sentencia había valorado la prueba y que era mejor repetirlo”.

No obstante, está la realidad que él percibe y es que Kevin fue revictimizado, porque la repetición del juicio no solventa su caso, incluso después de haber permanecido cerca de seis años en prisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.