Por ‘inútiles’ están embodegados en el Hospital del Tórax ventiladores mecánicos comprados por Copeco

ventiladores


Se trata de 129 respiradores artificiales, o ventiladores mecánicos, que fueron comprados por gente inexperta en el ramo de la medicina, es decir, en este caso Copeco. Y eso solo para no creer que hubo de por medio mala intención.

De ese total, 20 unidades le fueron entregadas al Instituto Cardiopulmonar, o Hospital del Tórax, sin embargo su directora, Norma Maradiaga, confirmó que dichos aparatos continúan en la bodega, debido a que estos aparatos son útiles solo en el transporte, o traslado de pacientes, porque su capacidad de ventilación es de apenas dos horas.

Para adquirir estos aparatos, el Estado de Honduras desembolsó la millonaria cantidad de 48 millones de lempiras, como parte del frenesí de compras que funcionarios de Copeco y de Invest realizaron ‘a lo loco’.

En el caso de estos ventiladores, la compra se realizó a la empresa estadounidense, International Medical Equipment LLC, sin embargo, no eran los adecuados para atender a pacientes contagiados con Covid-19. Pero como si se tratara de un juego, o de una broma de mal gusto, los aparatos venían incompletos, no tenían circuitos, ni válvulas, ni accesorios.

Si a usted, le parece que esto es el colmo, agárrese, porque aún falta más desfachatez en esta compra de ineptos.

Resulta que para lograr hacerlos funcionar se recurrió a otra millonaria ‘inversión, se ordenó la compra de los accesorios, es así como los dichosos ventiladores fueron instalados en al menos 19 hospitales, pero por algún motivo, los ‘genios’ que realizaron esta fantástica compra, como no tenían ni idea de lo que estaban comprando, no se dieron cuenta que esos aparatos no servían para el tratamiento a pacientes con coronavirus, almenos no por prolongado tiempo continuo.

Pequeños detalles que solo cada especialista en su área conoce. Definitivamente lo que hicieron estos funcionarios es un delito de lesa humanidad, porque qué pudiera haber sucedido en Honduras si cada una de estas frustrantes y alevosas compras se hubieran realizado en tiempo y forma correcta, sin duda que la historia de la pandemia en Honduras sería muy distinta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

trece + 13 =