Por caso del IHSS: Sala Penal declara “firme” fallo condenatorio contra Mario Zelaya y a Bertetty

Rojo y Blanco Pequeño Minorista Farmacia Reapertura Comercial Horizontal Volante (89)


TEGUCIGALPA. La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), declara “firme y ejecutoria” una sentencia obtenida el 6 de marzo de 2017, en el sonado caso del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

Se trata del fallo de culpabilidad emitido por la Sala V del Tribunal de Sentencia de esa ciudad, en contra del exdirector del IHSS, Mario Roberto Zelaya Rojas, su exgerente administrativo y financiero, José Ramón Bertetty Osorio y el propietario de la empresa J & J Travel Tours, John Charles Bográn Velásquez.

Los tres por haber cometido una serie de actos irregulares en el manejo del fallido Programa de Afiliación al Migrante Hondureño en Estados Unidos.

Según el veredicto se condenó a Mario Zelaya y a José Bertetty por un delito de abuso de autoridad en concurso real y un delito de fraude en concurso ideal, con el delito de violación de los deberes de los funcionarios y a Charles Bográn por otros fraudes.

Este caso se refiere al trámite al margen de la Ley, la compra sobrevalorada de pasajes aéreos y el pago de viáticos, para realizar una gira por ocho ciudades de la Unión Americana (administración 2010-2014).

Lo anterior, con el fin de socializar el fracasado proyecto, en el que se demostró el dolo manifiesto, la omisión de licitaciones públicas o privadas, la contratación directa irregular y la confabulación para defraudar el fisco de parte de los encausados.

Según los hechos probados, por el Programa de Afiliación al Migrante Hondureño del IHSS, que nunca se ejecutó, “se derrocharon dos millones 46 mil 834 lempiras con 24 centavos (Lps. 2,046,834.24), de los cuales gastaron un millón 203 mil 966 lempiras (Lps. 1,203,966.00) en la compra de cinco pasajes aéreos, los que se comprobó fueron sobrevalorados en 937 mil 765 lempiras con 53 centavos (Lps. 937, 765.53), es decir en cinco veces su valor real”.

Tras la condena por esta infructuosa iniciativa, las penas concretas dictadas a Zelaya y Bertetty fueron de 15 años de reclusión y a Bográn de ocho años, lo cual ha sido rarificado una vez que la Sala Penal, como última instancia en el proceso, declaró “no ha lugar” los recursos de casación interpuestos por los abogados defensores de los dos exfuncionarios y el empresario, dándole la razón a la Unidad Nacional de apoyo Fiscal en cuanto a su tesis acusatoria.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.