Por afán de lucro de ONG’s renuncia defensora legal de la familia de Keyla Martínez

relieve


Fue la propia abogada, Irma Martínez quien informó que ya no representará a la familia de Keyla Martínez, debido a que hay varias organizaciones que solo buscan obtener fondos.

"Yo estaría saliendo del caso. Si ellos (las organizaciones) quisieran ayudar se unieran al equipo de trabajo, pero ellos quieren tener la representación de la familia para poder tener fondos económicos a nivel mundial", expresó.

López manifestó que el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh), llevará ahora la defensa del caso de Keyla Martínez.

Keyla Martínez, es la estudiante de enfermería que el 6 de febrero falleció en el interior de una celda de la Policía Nacional en la ciudad de La Esperanza, por la falta de incumplir el toque de queda, interpuesto como medida de prevención contra el covid-19 y por escándalo en vía pública.

Momentos en que la familia Martínez daba declaraciones a los periodistas, justo después de haber interpuesto una denuncia por amenazas contra su vida.

Y aunque la policía argumentó que la joven se había suicidado, ahorcándose con un suéter que llevaba puesto, no resultó creíble para el resto de la sociedad, menos aún para la familia, que de inmediato denuncia que Keyla había sido asesinada por los policías.

Versión que escasos días posteriores al hecho violento, fue confirmada por el Ministerio Público, al declarar que la joven había sido víctima de un homicidio.

Sin embargo, el caso se ha ido complicando más cuando, la versión de un médico Edgardo Velásquez, que acompañaba a Keyla en el momento en que fueron detenidos, comulgó con la de la policía, no obstante, esa versión fue brindada cinco días después de haber ocurrido el fallecimiento de ella, lo que despertó muchas suspicacias, como por ejemplo, que no había dado la cara porque todo ese tiempo estuvo en proceso de preparación de la ‘coartada’.

Ahora, la familia teme por su vida, aduciendo que ha recibido amenazas a muerte y persecución desde diversos vehículos por insistir en el esclarecimiento del caso, motivo por el cual interpusieron la denuncia formal ante el Ministerio Público.

Recordemos que también hubo un periodista de la zona que también denunció ser objeto de amenazas de muerte a él y su familia si continuaba informando sobre este caso, lo que viene a dar fuerza y credibilidad a la denuncia ahora presentada por la familia Martínez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × cinco =