Políticamente: Números del Legislativo van en contra del promovido ‘impeachment’ contra JOH

Captura 2 soto


Tal como se conoció este jueves, los diputados, Luis Redondo, Jorge Cálix y David Armando Reyes solicitaron se abra un "juicio político" contra el presidente, Juan Orlando Hernández, por lo que argumentaron, actuaciones contrarias a la Constitución de la República".

Pero remitiéndonos a la numerología partidaria en el Poder Legislativo y suponiendo que la intención cuente con los 26 votos de los diputados liberales, más 4 votos del Pinu, 30 en plancha de los diputados de Libre, Unificación Democrática 1 y 1 más del PAC, para inclinar un poco la balanza sumemos los 4 de la Alianza Patriótica: total 66, no contemos con la Democracia Cristiana y desde luego tampoco los nacionalistas; y se necesitan 96, entonces paremos de contar.

Pero como es importante conocer el entorno democrático-legal que envuelve al tema, el abogado constitucionalista, Oswaldo Ramos Soto, quien con su conocimiento sin sesgo, nos ayuda a comprender el procedimiento legislativo en este caso.

“En la Constitución de la República, precisamente en el artículo 234, incorporado mediante decreto 23-2012, que señala que procede juicio político contra el Presidente de la República, designados presidenciales, magistrados de la Corte Suprema de Justicia, diputados del Congreso Nacional, Parlamento Centroamericano, corporaciones municipales y todos los servidores públicos electos por el Congreso Nacional”, reseñó el doctor en leyes Ramos Soto.

Para que esto ocurra, deben presentarse tres condiciones inherentes a sus funciones. “Primero, por una denuncia grave en el desempeño de su cargo. Segundo, por realizar actuaciones contrarias a la Constitución de la República, o el interés nacional. Tercero, por manifiesta negligencia, incapacidad o incompetencia para el desempeño de su cargo”, detalló el también diputado.

Aclaró que si bien es cierto que estos tres aspectos no figuran en modo ordinal en la Carta Magna, lo expresó de esa forma para lograr un mejor efecto pedagógico.

Es importante señalar que la figura del Juicio político se puede invocar  sin “perjuicio de las responsabilidades administrativas, civiles y penales, la destitución de su cargo será la única consecuencia derivada de la responsabilidad decretada mediante un juicio político”, apuntó.

Y Agregó. “La única determinación generada cuando procede el juicio político y perentorio a los altos funcionarios del Estado, su destitución es la única consecuencia. No tiene que ver nada con responsabilidad civil, administrativa, o penal”, reiteró.

Ahora bien, para continuar es necesario entrar en el campo de las matemáticas, pero nada de temer, de hecho, solo se trata de sumar.

“En el caso del Presidente de la República, para que se acepte esa petición de iniciar un juicio político requiere de tres cuartas partes de los 128 mandatarios del pueblo”, en otras palabras, 96 votos a favor del juicio.

Tomando en cuenta que la Constitución de la República hace tres diferenciaciones de mayorías de votos en el Congreso Nacional, en relación al número de votos de diputadiles.

“Para que se instale el Congreso se requiere la mayoría absoluta, o mayoría simple. Por lo tanto el número debe ser la mitad de 128 más uno (65) para que haya quorum y así aprobar las leyes ordinarias”.

“Pero hay dos mayorías calificadas. Una de ellas es para hacer reformas constitucionales, en este caso se requieren dos terceras partes de los 128 diputados, ese número es 86 diputados y para que se reforme la Constitución se requiere de dos terceras partes en una Legislatura y que sea ratificada por dos terceras partes en la siguiente Legislatura” (96).

La mayoría ‘non plus ultra’ que establece la Constitución para tratar un tema inherente al territorio nacional son tres cuartas partes. “O sea 96 diputados; y también para iniciar un juicio político contra el ciudadano Presidente de la República se requieren tres cuartas partes y para poder ser destituido, también con votos favorables a esa intención”.

Saliendo del plano de los números y pasando a lo político-legislativo y  a partir del acuso de recibo de la solicitud por parte de la secretaría del Congreso Nacional, hay un plazo de cinco días hábiles para girar la convocatoria al pleno de diputados y así empezar a conocer del tema.

Para finalizar y haciendo un aparte del punto de vista legal del asunto, pero conociendo que son 61 diputados nacionalistas y haciendo eco de la disciplina partidaria de sus legisladores, no hay duda de cuál será el voto de parte de los azules.

“Yo, no me lo está preguntando aquí cuál sería la reacción, pero yo entiendo que sería votar en contra del juicio político contra el Presidente de la República y allí va a haber un voto unánime de la bancada del Partido Nacional”.

La otra forma de sacar a un Presidente a pesar que él no quiera salirse, es por la vía rápida, como la que se ejecutó en el 2009, pero ahí se requieren de otros 'votos impopulares', con los que tampoco se cuenta en este momento. Por lo tanto este tema solamente es MÁS, DE NADA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.