Pastor Misasel Argeñal prepara a su feligresía para el retorno al templo

recorte argeñal

Él hizo hincapié en la importancia de cumplir con las medidas de bioseguridad exigidas por Sinager. Adelantó que en esta semana comenzarán a ordenar las sillas guardando la distancia. Advirtió que desde que salga de su casa, el feligrés deberá salir con una mascarilla.

A CONTINUACIÓN LA TRANSCRIPCIÓN DE SU MENSAJE.

“Usted no puede venir a la casa de Dios sin mascarilla y eso es importante. Todavía no sabemos si nos van a permitir los buses como transporte, aunque muy probablemente sí, talvez que no vengan llenos, probablemente una persona en cada asiento y podamos traer 30 personas en cada autobús.

Colocaremos todo en la entrada esperando el día que usted llegue, para que se limpie las manos al llegar, que sus pies puedan ponerse sobre cloro o lo que sea necesario antes de entrar al templo ¡los protocolos!

Pero no se va a permitir que el pastor haga llamamientos al altar, ni que el pastor ponga las manos sobre la gente, son protocolos que hay que cumplir. Va a tener que entrar lentamente y con precaución, marcando las distancias y de igual manera salir con mucha educación, guardando las distancias, sin amontonamiento, son cosas importantísimas.

La gente del coro tendrá que estar también separada, no tan cerca; todos estos detalles serán importantísimos, para que estemos nosotros preparados. Si alguien está enfermo de gravedad o tiene gripe o tos, es mejor que se quede en casa hasta recuperarse bien.

Dentro de los protocolos se establece que las personas de tercera edad que tienen enfermedades graves es mejor que se queden en casa, por lo peligros.

Ahora nos enfrentamos a dos problemas grandísimos, hace unas semanas atrás yo les hablaba sobre dos grandes peligros, el Covid 19 y el dengue que está matando personas; yo pediría no tenga agua limpia en cubetas porque allí se propicia el nacimiento de miles de zancudos.

Su casa tiene que estar limpia, los hijos de Dios tenemos que ser limpios, no tiene que haber pilas con agua, a menos que tengan cloro. Y si usted tiene jardín que no hayan cubetas con agua, es que tenemos que cuidar.

Protejamos el ambiente y no permitamos que este mal nos cause muertes o afecte a nuestros niños o nos afecte a nosotros como adultos. No tenemos seguridad de cuándo iniciamos, pero hoy estamos más cerca que ayer.

Me gustó mucho lo que dijo el presidente Donald Trump, lo coloqué en mi página personal del ministerio, que el hombre tiene concepto de iglesia. Se abrieron supermercados, restaurantes, hasta centros de bebida, pero las iglesias estaban cerradas, y dijo el presidente Trump, Esto es una injusticia y yo voy a ordenar este fin de semana que las iglesias se abran.

Porque ahora si uno habla que va a abrir una iglesia lo que dicen los perversos ‘ah, es que está muriéndose por los diezmos’ porque no entienden la necesidad de ir a adorar a Dios, porque ellos no tienen estos sentimientos que nosotros tenemos, la vida espiritual que es hermosa, la necesidad de estar en contacto con Dios; ellos no lo entienden, nosotros sí lo entendemos.

Entonces es muy posible que esto ya, a principios del otro mes estemos adentro y creo que así debe ser, la iglesia debe estar abierta para orar, para ir a buscar a Dios, ir a aclamar. Es una necesidad vehemente, tenemos que hacer sentir como iglesia en este país.

Lógicamente cuidar los protocolos de hacer las cosas bien ¡muy bien! y proteger a los que van a servir para que no hayan contagios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.