Partidos independientes y de oposición, serán los encargados de redactar nueva constitución chilena. Gobierno actual ha quedado relegado

Rodrigo Garrido Reuters


Con un 90% de los votos contados en las convencionales constituyentes de Chile, la coalición gobernante de centro-derecha sufrió un gran pérdida el domingo por la noche, después de no asegurar un tercio de los escaños en el organismo que redactará la nueva constitución del país.

La lista "Vamos por Chile", la amplia coalición de la derecha y de la extrema derecha, no lograría el objetivo con un 21,1% de representación, es la lista más votada, pero quedaría lejos de poder influir de forma trascendente en los nuevos artículos constitucionales.

Mientras que las listas de izquierda "Apruebo Dignidad" y "Lista del Pueblo" recogerían un 18,5% y un 15,1% de la representación respectivamente. Mientras que las agrupaciones de centroizquierda "Lista del Apruebo" e "Independientes No Neutrales" alcanzarían un 14,7% y 7,9% en cada caso.

El resultado y las derrotas de los candidatos de Chile Vamos en las elecciones a alcalde, gobernador y municipales celebradas al mismo tiempo son un mal augurio para la coalición gobernante antes de las elecciones generales y presidenciales de noviembre. De acuerdo a valoraciones de Reuters.

El presidente Sebastián Piñera, reaccionó ante los resultados de la constituyente manifestando. “Estamos siendo interpelados por nuevas expresiones y nuevos liderazgos, es nuestro deber como gobierno escuchar con humildad y atención el mensaje de la gente”, dijo el mandatario.

La votación para elegir a 155 ciudadanos para reescribir la constitución se debió a las feroces protestas que estallaron por la desigualdad y el elitismo en octubre de 2019. La actual constitución redactada durante la dictadura de Augusto Pinochet de 1973-1990 es ampliamente percibida como que favorece a las grandes empresas sobre los derechos de los ciudadanos.

El documento que sea redactado en los nueve meses que tendrán los elegidos no es el definitivo. Este deberá pasar por una votación pública a mediados de 2022 y, si los chilenos lo rechazan, la constitución actual seguirá en vigor.

Con información de Reuters.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.