PARA INICIAR JUICIO: A paso tranquilo ingresó a la Sala Judicial Tony Hernández

TONYCORTE19


Hernández se presentó con corbata y un traje azul oscuro, sonrió algunas veces pero en términos generales se mantuvo tranquilo y escuchó las preguntas del juez a los posibles jurados a través de un traductor.

El juicio por narcotráfico a Tony Hernández, hermano del presidente de Honduras, comenzó el miércoles en una corte de Manhattan donde unos 60 candidatos a jurado se sometieron a las preguntas de un juez para evaluar si formarán parte del grupo que decidirá el destino del hondureño.

Al iniciar esta jornada lo primero que sucedió fue proceso de selección de entre ese grupo a las 12 personas que conformarán el jurado, así como los seis suplentes, mismos que por razones de seguridad permanecerán anónimos y solo serán identificados con números, como en otros grandes procesos por narcotráfico.

El juez Kevin Castel explicó a los ciudadanos estadounidenses que fueron convocados para participar en el proceso de selección de jurado que Hernández es presuntamente inocente hasta que se demuestre lo contrario.

Además, Castel  les preguntó. “¿Quién en esta sala habla español?”, varios levantaron la mano. El magistrado les explicó que si son escogidos como jurados deberán aceptar la traducción al inglés que los intérpretes de la sala hagan durante el juicio.

Dos de los 17 hermanos del acusado están presentes en la Corte del Distrito Sur de Nueva York. Uno de ellos, Amílcar Hernández, dijo que las denuncias de varios "criminales" presos en Estados Unidos que serán testigos en el juicio "son efecto del combate a la narcoactividad" de su otro hermano, el presidente Juan Orlando Hernández.

El exdiputado hondureño Tony Hernández, de 41 años, fue detenido en un aeropuerto de Miami en noviembre de 2018 y acusado de cuatro delitos de narcotráfico, posesión de armas de fuego y mentir a las autoridades. Según la fiscalía, estuvo también involucrado en al menos dos asesinatos de narcos rivales entre 2011 y 2013.

La justicia estadounidense indica que el dinero de la droga enriqueció al acusado y financió campañas de varios candidatos de su Partido Nacional, incluidas las del expresidente Porfirio Lobo (2010-2014) y las de Juan Orlando Hernández, electo en 2013 y reelecto en cuestionados comicios en 2017.

La fiscalía dice que probará que Lobo y Juan Orlando Hernández fueron co-conspiradores del acusado, y asegura que ambos fueron "electos presidentes en base, al menos en parte, de ganancias del tráfico de droga".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.