Pakistán: Más de 900 niños menores de 12 años infectados con VIH

En Ratodero, una pequeña localidad de Pakistán, casi 900 niños tienen VIH.

Todo comenzó en abril de este año, cuando un médico sospechó de los síntomas de muchos de los pacientes que atendía en su clínica. Recomendó que se hicieran la prueba del VIH. En solo ocho días, más de 1.000 personas obtuvieron un diagnóstico positivo. Esto trajo a la luz uno de los mayores brotes de VIH en el país y el mayor entre niños en toda Asia.

¿Quién es el responsable?

Lo extraño es que la mayoría de los niños afectados eran menores de 12 años, sin antecedentes de la enfermedad en sus familias. En un pequeño centro de salud, el doctor Muzaffar Ghangro está examinando a un niño de 7 años.

Muzaffar Ghangro, pediatra responsable de la epidemia

El niño está sentado en el regazo de su padre y está muy callado. El doctor le pide al niño que se levante la camisa. Le pone un estetoscopio en el pecho y le pide que respire lentamente. Fuera de la sala, alrededor de una docena de pacientes más esperan su turno. Algunos solo tienen unas pocas semanas de edad.

El doctor Ghangro era el pediatra más conocido de la zona, y también la opción más barata. Pero todo cambió después de que fue ra arrestado. La investigación policial lo señala como uno de los responsables de la expansión de la epidemia, tras comprobar que decenas de sus pacientes resultaron infectados después de que los tratara.

Muchos de ellos denunciaron ante los medios que el doctor reutilizaba jeringas y otro material sin esterilizar entre diferentes personas.Las autoridades sanitarias también sospechan de transfusiones de sangre llevadas a cabo sin el análisis pertinente.

Ghangro sale de la clínica para hablar conmigo, cojeando ligeramente sobre su pierna protésica. Se le acusó de infectar a niños con VIH a propósito, y fue arrestado por cargos de homicidio involuntario.

Parecía relajado y estaba sonriendo, pero en el momento en que comenzó a hablar sobre el brote, su rostro se pone tenso y eleva el tono de su voz.

«No he hecho nada malo», afirma.

«Los trabajadores sanitarios estaban bajo mucha presión, necesitaban un chivo expiatorio para cubrir su incompetencia. Y me convirtieron en uno», dijo.

Unas semanas más tarde, después de una investigación conjunta del gobierno y la Organización Mundial de la Salud, los cargos contra Ghangro fueron rebajados a negligencia criminal.

«He estado practicando medicina durante los últimos 10 años. Y ninguna persona se quejó de que estaba reutilizando jeringas. Mi práctica era popular, así que por celos algunos médicos y periodistas inventaron esto», me dijo.

El médico, que también tiene VIH, fue puesto en libertad bajo fianza.

Información cortesía de BBC Mundo.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


nueve − ocho =