OV-UNAH Lamenta derogación de ley que prohíbe que dos hombres se transporten en motocicleta

Migdonia Ayestas, directora del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (OV-UNAH), descalificó la decisión que tomó el Congreso Nacional en las últimas horas de derogar el decreto  240-2014 que prohibía el transporte de dos hombres en una motocicleta.

Este Decreto 240-2014, prohibía el transporte de dos hombres en motocicleta en los principales centros urbanos con alta incidencia de violencia, no así en áreas rurales donde el número de muertes violentas es mínimo.

Sin embargo los diputados consideraron que el número de homicidios por cada 100 mil habitantes se ha reducido en Honduras, aunque algunos sectores consideran que lo que ha incidido es el auge de sicarias a bordo de motocicletas.

Ayestas expuso que el año anterior el índice cerró con un 44.9 de homicidios por cada 100 mil habitantes. “Señores diputados, es la tasa más alta de Centroamérica, también una de las tasas más altas del mundo, y eso se vuelve un problema, aunque en Honduras haya bajado, pero nos expone como un país que, sin estar en guerra, hay tanta violencia y criminalidad”, fustigó con énfasis.

Agregó que el año anterior fueron perpetrados más de 4,000 homicidios y que hasta septiembre del presente año ya se contabilizaban más de 3,100 muertes violentas; por lo que se proyecta un cierre de año con una tasa de homicidios de entre 37 a 40 por cada 100 mil habitantes.

Es notable una disminución de casos durante el presente año con respecto al anterior, pero eso tiene una explicación lógica. “Presenta una reducción por toda la suspensión de garantías constitucionales que hemos tenido en el transcurso del año por el Covid que restringió nuestro accionar”,  dijo Ayestas.

Otra cifra es que en el 65 por ciento de los asesinatos el móvil ha estado relacionado a actividades del narcotráfico y un 15 por ciento es por el tema de convivencia. “Es decir de cómo nos relacionamos y lo demás es ajuste de cuentas, maras y pandillas, extorsión y robo”, apuntó.

Destacó que a pesar de la aparente reducción, los móviles han continuado vigentes. “Y cuando se ve la tasa general de violencia y criminalidad, medida en tasa de homicidios no solamente es de decir el número y cuánto bajó; es ver los posibles móviles del por qué están matando a los hondureños”.

Ayestas lamentó que el Congreso Nacional solamente legisle pensando en los diputados y no en la ciudadanía, en el pueblo que es el que padece toda esa pandemia que tiene que ver con la violencia y la criminalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *