Ortega vuelve a atacar al Vaticano y llama «tirano» a San Juan Pablo II

Ortega vuelve a atacar al Vaticano y llama «tirano» a San Juan Pablo II

Tegucigalpa – El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha vuelto a arremeter contra la Iglesia católica y el Vaticano y calificado a San Juan Pablo II de «dictador» y «tirano», en un discurso televisado y enviado a la prensa este jueves por el Gobierno de Managua.

En su intervención, Ortega recordó la primera visita que hizo a Nicaragua el papa Juan Pablo II, el 4 de marzo de 1983, cuando el país centroamericano era gobernado por los sandinistas, y durante una misa ofrecida en una plaza de Managua tuvo que gritar «silencio» a simpatizantes del Gobierno que gritaban «queremos la paz», en medio de la eucaristía.

Según el mandatario, el papa se molestó por el grito «Queremos la paz» y porque las madres de sandinistas caídos en la guerra civil de esa década rogaron por una oración, pero no la recibieron.

«No la hizo (la oración), más bien se molestó y gritó: silencio, como un buen dictador, como un buen tirano», lanzó Ortega.

El líder sandinista insinuó, sin presentar pruebas, que Juan Pablo II llegó en esa ocasión a Nicaragua «con la mentalidad totalmente alejada de la esencia de Cristo y del cristianismo, y venía manipulada por el Gobierno (estadounidense) de Ronald Reagan».

Karol Wojtyla, nombre de pila de Juan Pablo II, estuvo en Nicaragua por primera vez en marzo de 1983, y en esa ocasión, además de gritar «silencio» a las masas sandinistas, amonestó públicamente al poeta y sacerdote trapense fallecido Ernesto Cardenal, por mezclar la religión con la revolución.

«LA GRAN NOCHE OSCURA»

Según el artículo testimonial «La vergonzosa encerrona de los sandinistas al Papa Juan Pablo II», del periodista Alberto García Marrder, quien cubrió esa visita papal a Nicaragua para EFE, «fue repudiable, vergonzoso, cruel y grotesco» lo que sufrió Su Santidad en la plaza.

«Fue cuando turbas sandinistas profanaron una misa al aire libre del papa Juan Pablo II en el momento cumbre de la consagración», contó en su artículo.

Recordó que el papa, sorprendido por ese desafío a su autoridad, contestaba con la voz ya ronca: «La Iglesia también quiere la paz», pero que de nada servía, porque seguían los gritos.

«Su Santidad había enfurecido a las turbas cuando, saliéndose del discurso oficial y claramente refiriéndose al sandinismo, recordó el pasaje del Evangelio de San Mateo 7:15-27: «Cuídense de los falsos profetas. Se presentan con piel de cordero, pero por dentro son lobos feroces», relató García Marrder.

Nicaragua en 1983 vivía una guerra civil entre la «Contra», financiada por Estados Unidos, que combatía desde las montañas a los sandinistas, aliados de la extinta Unión Soviética y Cuba.

Para Ortega, San Juan Pablo II respondió a la multitud hace 40 años de una forma «nada cristiana».

Tras partir de Nicaragua, agregó el dirigente sandinista, se hizo «un escándalo mundial, diciendo que le habíamos faltado el respeto al papa por gritar que ¡Queremos la paz!».

Juan Pablo II visitó Nicaragua por segunda vez en febrero de 1996, cuando gobernaba Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997), y en esa ocasión calificó de «gran noche oscura» su primera visita al país.

«Ahí tuvo otra expresión famosa que indicaba claramente su preferencia política, ideológica y no cristiana», comentó Ortega, en referencia a ese calificativo.

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *