Opositores a Morales buscan nombrar gobierno interino, persiste tensión en Bolivia

Los legisladores opositores a Evo Morales intentaban encaminar el orden político en Bolivia el martes en medio de un vacío de poder y temores a un recrudecimiento de la violencia, mientras el presidente saliente arribó a México tras su renuncia el fin de semana entre denuncias de golpe de Estado.

Tras varias semanas de enfrentamientos y reportes de varios muertos, continuaba la tensión en las calles. Los diputados y senadores de la convulsionada nación andina fueron convocados a una asamblea legislativa por los líderes de la oposición a Morales, en una sesión que debería designar un gobierno interino que a su vez tendría que llamar a elecciones.

“Hemos convocado en la Cámara de Senadores para esta tarde a las 15:30, a una sesión ordinaria, para que yo pueda asumir la presidencia del Senado, tal como la establece la sucesión constitucional”, dijo el martes la senadora Jeanine Añez en una conferencia de prensa.

Añez dijo que podría convertirse en presidenta temporaria de Bolivia en su condición de segunda vicepresidenta del Senado, luego de que además de Morales, dimitieran el vicepresidente y las principales autoridades legislativas.

Pero el éxito de la sesión era poco claro ante temores por la seguridad después de las movilizaciones, saqueos e incendios que siguieron a la renuncia de Morales. Sus partidarios dijeron que no se presentarían a la sesión del martes.

“Sin nosotros no existe quórum y ésta es una posición de toda la bancada nacional del (oficialista) MAS”, dijo el diputado Sergio Choque, líder del partido de Morales en el Congreso, a Reuters.

En las calles de La Paz permanecían las barricadas que fueron levantadas en la víspera, mientras soldados y policías patrullaban desde la noche del lunes para impedir enfrentamientos entre grupos políticos antagónicos.

El mayor sindicato de trabajadores de Bolivia instó el martes a los políticos a restaurar el orden en 24 horas, anticipando que llamaría a una huelga y movilizaciones en caso de incumplirse el plazo.

“Hemos vivido una sensación que debe ser lo mas parecido a una guerra civil, solo por defender el respeto a nuestro voto. La democracia ha estado en riesgo y esperemos que hoy se resuelva”, dijo Isabel Navia, una vecina de la zona de Los Pinos en la capital.

Información cortesía de Reuters.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


veinte + seis =