Operaciones desde Palmerola ‘aterrizarán’ expectativas de centenares de negocios y empleos en la capital

AVION pasajeros aterrizando

Como muchas ciudades en el mundo, cuyo crecimiento provocó que sus terminales aéreas fueran sacadas de la ciudad, el Toncontín en Tegucigalpa está a punto de correr la misma suerte. La mala noticia es para los centenares de empleados tanto al interior de la terminal, como en los negocios en derredor.

Ante este panorama, la ex presidenta del Colegio Hondureño de Economistas (CHE), Liliana Castillo, tras lamentar que el Toncontín llegue a perder su carácter internacional para quedar sólo con vuelos internos a final de año.

Se proyecta que terminal de Comayagua iniciará operaciones en octubre y tendrá capacidad para atender hasta 13 aeronaves en forma simultánea y siete mangas de abordaje y des abordaje.

Según estípula las cláusulas del contrato de concesión la capital se tendrá que quedar sin aeropuerto internacional, luego de la apertura de Palmerola.

En ese sentido, la economista dijo que “el funcionamiento del nuevo aeropuerto en Comayagua causará un fuerte impacto económico negativo en Tegucigalpa”.

“Algunos empleos que se tienen alrededor del aeropuerto se perderán, como los que hay en las tiendas que operan dentro de las mismas instalaciones de la terminal, hasta las personas que ayudan con las maletas a los pasajeros, se quedarán sin su fuente de ingresos”, manifestó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete − 5 =