Oftalmología una especialización que solo se gana con linaje familiar o con política

  • Test final para optar a oftalmología incluye preguntas como, que piensas de las bodas gay, con que partido político simpatizas, entre otras.

Obtener la especialización de oftalmología en Honduras va más allá de los sacrificios y la dedicación que un médico requiere para alcanzar los puntos necesarios, pues tiene que enfrentarse a dos grandes barreras para lograr su objetivo o sueño, ser del linaje de oftalmólogos o tener el abolengo político.
Esta es una historia real donde no ponemos los nombres por razones de seguridad, pero ocurrió en nuestra querida patria y lamentablemente el sector salud vuelve a salir manchando por un supuesto acto irregular.
En septiembre del 2018 se realizaron las pruebas para que los médicos que opten a una especialización, puedan obtener una beca de estudios y así alcanzar un peldaño más en su profesión, a esta prueba se sometieron más de 300 galenos.

Para oftalmología un médico requiere alcanzar 260 puntos como mínimo y en esta ocasión solo dos médicos alcanzaron 270 puntos, siendo el número de becas disponibles para esta especialización.
La alegría envolvió a estas dos personas pues no tenían más competencia, solo tenían que hacer su pasantía de dos meses en el Hospital San Felipe en Tegucigalpa y a partir de diciembre iniciar su especialización.
Los dos médicos que calificaron fueron citados para un test final, en el cual les aseguraron que solo era cuestión de trámite, pues ya tenían ganada su especialización.
El famoso test fue realizado por cinco oftalmólogos en el Hospital San Felipe, lo que sorprendió a los dos médicos fueron la clase de preguntas que les realizaron, pues no tenían nada que ver con su especialización ganada.
“Que piensas de las bodas gay”, “si tuvieras que decidir entre tu profesión y tu familia, que harías”, “con qué partido político simpatizas” y así preguntas que no tenían nada que ver con su especialización, cuando el manual indica que clase de preguntas se deben de hacer.


Pero los días pasaban y cuando se cumple mes y medio de la pasantía, uno de los dos médicos fue llamado vía telefónica, para informarle que se le había quitado su beca de especialización en oftalmología, sin darle mayor explicación.
La sorpresa es que esta beca fue cedida a un médico que hizo su examen en el 2017 y con un puntaje menor a quien se la había quitado, pero lo más seguro es que tenían un buen padrino por linaje de oftalmología o por política.
Esta historia es conocida en casi todos los círculos de la salud, pues por primera vez se le cancela su beca de especialización a quien obtuvo el mayor puntaje y se premia a quien saco menos puntos y con un examen que realizó un año antes.
Esto se refrenda el día que el médico llega a presentarse al Hospital Escuela a optar por su segunda opción en especialización y al dar su nombre le dicen “así que usted es la persona famosa de quién tanto se habla”, a lo que dice “y yo que hice” respondiéndole “nada, solo sos la nota más alta para optar a oftalmología y te la robaron”.

Tambien en una de las dos universidades de San Pedro Sula con facultad en medicina, esta historia fue la comidilla a tal punto que llegó a oídos del médico que le quitaron su especialización.
Es más dicen que quienes son hijos o hijas, sobrinos o sobrinas, nietos y nietas de oftalmólogos, se jactan que ellos harán ese examen por puro trámite pues su cupo ya está garantizado, pues su linaje los apadrina, pláticas que al parecer se escuchan en los pasillos de las universidades donde hay facultad de medicina.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


11 + 7 =