Occidente: Tras crimen de policía, afloran denuncias por falta de protección y abusos de alcaldes

RECORTE PCIS POLI

Debido a esa situación un agente de policía cayó abatido por un ‘bolo’ cuando fue enviado a apaciguar una fiesta que varios ciudadanos se tenían en una aldea de Ocotepeque en plena letra por el Covid-19.

Resulta que en la noche del sábado a eso de la 9:45 una patrulla policial llegó hasta la aldea Santa Lucía, La Labor, Ocotepeque, debido a que en una casa de habitación había una fiesta y estaban ingiriendo bebidas alcohólicas, que, como es de conocimiento general, está prohibido a raíz de la epidemia de Covid.

La presencia policial molestó al dueño de la casa, quien en estado de ebriedad se abalanzó sobre el policía Walter López, causándole una herida grave en el torax, que al final le produjo la muerte.

Agente Policía Rompe el Silencio:

Compañeros de trabajo del infortunado policía denuncian el escaso apoyo que encuentran en la población, al no acatar las disposiciones como las dispuestas en estos días por la emergencia sanitaria.

“Es lamentable ver como nosotros los policías estamos trabajando, arriesgándonos, sin los implementos necesarios de protección para cuidar a la ciudadanía y ver cómo la gente es necia, no quiere hacer caso, no se quiere quedar en su casa, se enojan, nos insultan, cuando en realidad lo que andamos haciendo es protegiéndolos”, expusieron.

Incluso dijeron que algunas autoridades municipales les reprochan que no hacen nada y que mejor van a tomar ellos el control, sin embargo, son esas mismas autoridades civiles que no cumplen con su deber, al permitir la venta de alcohol, y que también los Jueces de Paz bien podrían ordenar decomisos pero no hacen nada, lamentaron.

“Viera aquí hay autoridades municipales que se pelean con nosotros, al tu por tu, discutiendo cosas como que nosotros no hacemos nada, que ellos van a tomar la batuta, sin embargo, abundan las denuncias de gente que está tomando bebidas alcohólicas, sin embargo hay jueces de policía que son buenos para pasar criticando, sin embargo ellos bien podrían ir a las cantinas y decomisar la bebida, pero no hacen anda”, lamentaron los compañeros del difunto policía en el occidente del país.

Así es que esta denuncia va para la atención, tanto del ministro de Seguridad Julián Pacheco, como del ministro de Gobernación Leonel Ayala, a fin de que coordinen acciones y así los subalternos no queden expuestos a este tipo de ataques que no deberían darse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − uno =