Nuevo módulo de alta seguridad en la Penitenciaría Nacional ya está habitado

Sus ‘inquilinos’ son 180 reos, cabecillas de maras, pandillas y crimen organizado, según el presidente Hernández. “Es el centro de máxima seguridad más duro que tenemos en el país”.

En el marco de la operación Arpía, el presidente Juan Orlando Hernández informó que un total de 180 privados de libertad, que pertenecen a maras y pandillas, y son considerados como cabecillas o reos de alta peligrosidad, fueron trasladados al nuevo módulo de máxima seguridad ubicado contiguo a la Penitenciaría Nacional de Támara.

La acción fue ejecutada por todas las instituciones que conforman la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), en una operación de extracción y traslado desde los diferentes centros penales, con el fin de tener cada vez un mayor control de estos delincuentes.

En sus redes sociales, el mandatario comunicó que 955 elementos de seguridad participaron en el traslado de cabecillas de maras, pandillas y bandas de crimen organizado al recién inaugurado módulo especial de máxima seguridad de Támara.

“Ha iniciado esta madrugada una operación muy importante para poder aislar bajo el concepto de máxima seguridad a 180 privados de libertad», dijo el mandatario en una comparecencia de prensa en las instalaciones del Servicio Nacional de Emergencias 911, desde donde supervisó el traslado junto a otras autoridades.

“Lo que se está haciendo hoy es el traslado al centro de máxima seguridad más duro que tenemos en el país”, señaló. La mayoría de los privados de libertad pertenecen a la Pandilla 18 y a la mara MS-13, todos considerados de máxima peligrosidad, con un amplio cartel delictivo.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*