Nueva Zelandia anuncia sus planes para reabrirse al mundo

b10759aa-cdc0-4012-9f1c-3d0f4b50f7e0_alta-libre-aspect-ratio_default_0

Nueva Zelandia anunció que comenzará a reabrirse al mundo, lo que supone el fin de casi dos años de duras normas fronterizas que separaron a las familias y dejaron fuera a casi todos los extranjeros.

La primera ministra de Nueva Zelandia, Jacinda Ardern, presentó este jueves un plan de cinco pasos que permitirá a los ciudadanos neozelandeses completamente vacunados empezar a viajar desde Australia a finales de este mes. Tendrán que autoaislarse a su llegada, pero no tendrán que ir a instalaciones de cuarentena estatales.

Para julio, las personas totalmente vacunadas procedentes de Australia o de países con exención de visado —incluidos el Reino Unido, Estados Unidos y muchos países europeos— podrán entrar en Nueva Zelandia y autoaislarse a su llegada, según el plan.

El sitio web del gobierno afirma que «el autoaislamiento puede realizarse en su casa o en un alojamiento alternativo adecuado», por lo que aún no se sabe si los no residentes podrán utilizar hoteles, apartamentos alquilados u otros alojamientos similares para su autoaislamiento.

Un gran cambio para Nueva Zelandia

El anuncio supone un gran cambio para Nueva Zelandia, que impuso algunas de las normas fronterizas más estrictas del mundo en un intento de dejar fuera al covid-19.

El país prohibió a casi todos los viajeros extranjeros en marzo de 2020, y exige a los visitantes que llegan que pasen un tiempo en un centro de cuarentena estatal a su cargo.

Para hacer frente a los limitados lugares de cuarentena, Nueva Zelandia introdujo un sistema de lotería de cuarentena que permitía a los ciudadanos entrar en una fila en línea a horas designadas con la esperanza de conseguir plazas.

Esto significó que muchos neozelandeses tuvieron que luchar para volver a casa, y algunos no vieron a sus seres queridos durante años.

El sistema permitió que Nueva Zelandia mantuviera bajas las cifras de covid-19, y solo se han registrado 53 muertes por la enfermedad en el país, según el Ministerio de Sanidad. Sin embargo, Ardern ha recibido cada vez más presiones para que suavice las normas fronterizas y permita a Nueva Zelandia reunirse con el mundo, y con el millón de neozelandeses que se calcula que viven en el extranjero.

Ardern dijo que la angustia de la cuarentena había sido «desgarradora».

«Pero la decisión de utilizarla, sin duda, salvó vidas», dijo, y añadió que las normas fronterizas habían dado tiempo a Nueva Zelandia para convertirse en «uno de los países más vacunados del mundo». Según el Ministerio de Sanidad, el país ha vacunado al 93% de las personas elegibles.

«Estamos en una nueva fase de nuestra respuesta al covid», dijo Ardern. «El covid como enfermedad no nos ha tocado a muchos hasta la fecha. Pero con la transmisibilidad de ómicron sabemos que experimentaremos el virus más directamente. Pero la diferencia aquí es que ahora tenemos todas las herramientas posibles para prepararnos».

Fuente CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 + 15 =