Niños inmigrantes son trasladados de atestada estación fronteriza

Cerca de 250 niños migrantes fueron trasladados a refugios administrados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) desde una instalación de la patrulla fronteriza de Texas, donde abogados dijeron que estaban detenidos en condiciones sucias, sin suficiente agua ni alimentos.

La portavoz del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por su sigla en inglés), Evelyn Stauffer, dijo que 249 niños que estaban en las instalaciones de Clint, Texas, serían trasladados a refugios operados por su agencia antes del martes.

Abogados encendieron las alarmas la semana pasada, después de que se les dio acceso a la estación en Clint, cerca de El Paso, y dijeron que habían hallado a más de  300 niños detenidos sin condiciones sanitarias adecuadas.

El grupo de abogados dijo que vio a infantes sin pañales que eran cuidados por menores que no eran familiares. Los niños detenidos carecían de alimentos suficientes, ropa limpia, cepillos de dientes o duchas y algunos dormían sobre pisos de concreto. Las condiciones fueron informadas inicialmente por Associated Press.

Sólo 30 niños quedaban en la instalación de El Paso este lunes, según Elizabeth Lopez-Sandoval, portavoz de la representante Veronica Escobar. Los niños que no sean enviados a refugios del HHS serían trasladados a una instalación de tiendas de campaña diseñada para la detención de familias, dijo Lopez-Sandoval.

La ley estadounidense exige que los niños que cruzan la frontera sin un padre o tutor legal sean trasladados a los refugios de HHS lo más rápido posible, y que permanezcan en las instalaciones de retención temporal de la Patrulla Fronteriza por no más de 72 horas.

Stauffer dijo que los niños esperaban demasiado tiempo en las instalaciones fronterizas que “no están diseñadas para cuidarlos”.

“Esto es resultado directo de la cantidad sin precedentes de niños que están llegando”, agregó.

Stauffer dijo que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés) había remitido cerca de 10.000 niños al HHS en mayo, una de las cifras totales mensuales más altas en la historia del programa.

Los abogados que visitaron la instalación de Clint la semana pasada para revisar el cumplimiento del acuerdo Flores, un acuerdo legal de varias décadas que determina el tiempo que un niño inmigrante puede estar detenido y las condiciones de su detención.

La semana anterior, el gobierno dijo en una corte federal que cumple los criterios de brindar condiciones “seguras e higiénicas” para los niños inmigrantes sin entregar cepillos de dientes ni jabón.

Información cortesía de Reuters

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


uno + diecinueve =