Nasralla: “Es un acto de corrupción que Cárlenton sea vicealcalde y su esposa primera regidora en el D.C.»

Imagen N24

El Tribunal de Justicia Electoral (TJE) tomó la decisión de revocar las credenciales a la primera regidora municipal del Distrito Central, Janina Aguilar Gáleas, por tener grado de afinidad como esposos con el vicepresidente de la A.M.D.C, Carlentón Dávila.

Carlenton Dávila ha acusado al Designado Presidencial, Salvador Nasralla de presionar para que la regiduría se la otorgasen a la esposa de Gerardo Facussé, sobre quien dijo son unos desconocidos para las bases del partido.

A través de Radio América, Salvador Nasralla comenzó diciendo al respecto: “a mi criterio primero hay que ubicarse en el tiempo porque hay cosas que son válidas en cierto momento, pero no lo son en otro momento”, mencionó.

El titular del PSH recordó que en octubre de 2021 tras la alianza conformada en la formula presidencial con Libre se acordó las planillas para las alcaldías municipales en San Pedro Sula y Tegucigalpa.

En ese sentido, detalló que para la capital hondureña el alcalde de la alianza sería Jorge Aldana, el vicealcalde Cárlenton Dávila y la primera regiduría le correspondía al PSH.

“Las posibilidades de ganar en el momento que se hizo la alianza eran muy remotas y se pensó en algún momento que se podría perder, entonces para proteger al vicealcalde, se decidió poner a una persona a cuidar la primera regiduría”, expresó.

El compromiso era que si se ganaba esa primera regiduría sería ocupada por el Partido Salvador de Honduras y si se perdía la ocuparía el señor Dávila.

“Pero la sorpresa fue que ganamos y como se obtuvo el triunfo existía el compromiso de que la persona tenía que renunciar y el problema es que Cárlenton no hizo que su cónyuge renunciara”, dijo.

Nasralla le dijo a Radio América que se le pidió a la esposa de Carlento que renunciara, pero él habría puesto oposición y fue de esa manera que el PSH recurrió a la parte legal.

“En sus declaraciones hay algunas insinuaciones que no tienen sentido y la gente sabe que yo no me presto para juegos”, recalcó Salvador quien aclaró no estar en política por dinero.

“Yo no tengo la varita mágica para obligar a Dávila a que haga las cosas, lo que sí les puedo decir es que para mi es un acto de corrupción que el esposo sea vicealcalde y la esposa primera regidora”, exclamo.

En cuanto a Hilda Pacheco, el coordinador de Salvador de Honduras mencionó que ella era candidata a Designada Presidencial de su fórmula cuando se hicieron las alianzas y que al ganar se propuso pasarla a la parte de la alcaldía como primera regidora.

Aseguró que ha hablado con las personas que en este momento están coordinando su partido, pues se encuentra fungiendo como vicepresidente del país en otras temáticas. “Yo no presiono absolutamente para que pongan a nadie”, concluyo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × 1 =