Muere el cantante Aaron Carter a los 34 años, hermano de un Backstreet Boy

Muere el cantante Aaron Carter a los 34 años, hermano de un Backstreet Boy

El cantante Aaron Carter ha sido hallado muerto este sábado en su casa en Lancaster (California, Estados Unidos) a los 34 años, según han confirmado fuentes policiales al portal estadounidense TMZ que han detallado que el cuerpo del también actor se encontraba en la bañera. Los servicios de emergencia recibieron una llamada a las 11 de la mañana, hora local (a las siete de la tarde, hora peninsular española), en la que un vecino señalaba que un hombre se había ahogado en la bañera. La policía se ha desplazado a la casa del rapero, que se encuentra precintada.

Aaron Carter, hermano pequeño del exmiembro de los Backstreet Boys Nick Carter, comenzó su carrera musical a los siete años como líder de la banda local Dead End, pero su primera aparición pública como solista fue dos años después, en 1997, cuando hizo de telonero del grupo de su hermano en Berlín. A esta actuación le siguió un contrato de grabación y a finales de ese mismo año presentó su primer sencillo, Crush on you, al que le seguiría el álbum completo Aaron Carter, que alcanzó la categoría de Disco de Oro rápidamente en varios países. Después de que su primer álbum vendiera un millón de copias, el segundo disco triplicó esa cifra. A lo largo de su trayectoria publicó cuatro álbumes de estudio. A medida que avanzaba su carrera musical, Carter pasó de ser un cantante pop a rapero.

Lo cierto es que Aaron Carter, que tuvo un hijo llamado Prince, nunca pasó de ser una joven promesa del pop y en sus últimos años estuvo involucrado en varios problemas legales y de abuso de sustancias. En 2019, su hermano Nick pidió una orden de alejamiento contra Aaron por amenazas de muerte contra su esposa, Lauren Kitt. “Debido al comportamiento cada vez más alarmante y de su reciente confesión de que alberga pensamientos e intenciones de matar a mi mujer embarazada y a nuestro hijo nonato [una niña que nació en octubre], no nos ha quedado más elección que tomar todas las medidas posibles para protegernos a nosotros y a nuestras familias”, escribió el cantante entonces.

En septiembre de ese mismo año, Aaron contó en una entrevista que padecía un trastorno bipolar, además de esquizofrenia, depresión y ansiedad. Allí mostró la gran cantidad de medicamentos que le habían sido recetados. Ese mismo mes, la policía realizó cuatro visitas a su casa alertada por llamadas que aseguraban que se quería autolesionar y que tenía un arma. Poco después, su representante, Steve Honig, emitió un comunicado en el que informaba que el cantante iba a ingresar en un centro de rehabilitación. “Aaron ha decidido entrar en una institución para mejorar su salud y trabajar en su bienestar general. Necesita un buen bofetón que le despierte y espero que esto lo sea, porque tiene mucho talento y necesita parar de hacer lo que está haciendo”, aseguraba entonces su representante, que señaló que sus problemas crecieron desde que en 2012 falleciera su hermana Leslie, a los 25 años, por una sobredosis.

Tomado de El País

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *