Policías acusados de muerte de aficionado del Real España se presentan a juzgados de SPS

png_20221017_092328_0000


SAN PEDRO SULA.- Los cuatro policías señalados de la muerte del aficionado del Real España, llegaron esta mañana a los juzgados de esta ciudad.

El portavoz del Juzgado sampedrano, Ruy Gabriel Barahona, informó que los agentes se presentaron de forma voluntaria al Palacio de Justicia.

Se trata de "miembros de la policía adscritos a la FNAMP en su momento, hoy Dirección de Investigación Policial Ati Maras, Pandillas y Crimen Organizado (DIPAMPCO). Todo a raíz  de la muerte violenta de un  Aficionado de Fútbol. En el transcurso se desarrollará la Audiencia de Declaración de Imputado".

Respecto a la información que autoridades policiales dieron antes, en el sentido que ellos se habían presentado el viernes anterior, pero que no pudieron entregarse porque no estaban los fiscales que llevan el caso, aclaró que no fueron los imputados quienes llegaron ese día sino su abogado.

Explicó que el profesional del Derecho se presentó ese viernes para manifestar que se iban a poner a la orden de las autoridades, pero no se pudo por la misma razón, los fiscales son de Tegucigalpa y en ese momento no pudieron llegar, por lo que los ahora imputados decidieron presentarse.

La Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida (FEDCV), en equipo con la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), presentó requerimiento fiscal a cuatro policías presuntamente involucrados en la muerte violenta del aficionado del Real España, Wilson Ariel Pérez Hernández, ejecución ocurrida el pasado 31 de mayo.

Los acusados por la Sección de Investigación de Muertes Cometidas por Miembros de los Cuerpos de Defensa y/o Seguridad, Orden Público o Funcionarios del Estado de la FEDCV son: el subcomisario de policía, Carlos Roberto Escobar Mejía por los delitos de asesinato, tortura, falsificación de documentos públicos y simulación de infracción inexistente y el subinspector de policía, Luis Armando Sauceda Santos, por el delito de encubrimiento de asesinato.

Asimismo, el agente de investigación Bayron Patricio Zelaya Gálvez por los delitos de encubrimiento de asesinato y encubrimiento de tortura y la agente Chelssi Patricia Sandres Hernández por el delito de falsificación de documentos públicos (elaboración de reporte de una denuncia falsa).

La investigación de agentes de delitos contra la vida de la ATIC concluye que el día del hecho dos equipos de policías asignados a la extinta Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP) se dirigieron a la colonia Nueva Esperanza de San Pedro Sula e ingresaron a la vivienda donde estaba la víctima, quien al ver la presencia de las autoridades salió en veloz carrera por uno de los bordos del río Piedras, mientras los uniformados le realizaban disparos con armas de fuego donde uno de los proyectiles impactó en la espalda del aficionado cayendo sobre la acera, por lo que los policías lo subieron a la paila del vehículo tipo pick up el que se conducían, ahí lo sometieron y lo torturaron, cuando lo trasladaban al hospital Mario Catarino Rivas, donde murió.

El dictamen de autopsia determinó que la causa de muerte de Wilson Ariel, fue por una herida por arma de fuego con laceración pulmonar derecha y hemotórax derecho, en donde se logró acreditar además que el arma de fuego encontrada, fijada y levantada en la escena del crimen por la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) corresponde a una pistola, marca Girsan, serie T6368-11 G 00020, que fue hurtada por agentes de la FNAMP en fecha 16 de octubre del 2020 en operativo realizado en Quimistán, Santa Bárbara.

Sumado a ello, en las inspecciones practicadas se recolectaron dos casquillos metálicos cerca del lugar donde recibió el disparo Wilson Ariel y dos casquillos a inmediaciones donde se encontró el arma antes descrita y al ser comparadas balísticamente, el dictamen concluyó que estos casquillos fueron percutidos por el arma decomisada en 2020, desvirtuando la versión que hubo enfrentamiento o atentado en contra de la autoridad.

Cabe destacar que para la investigación se tomaron parámetros en base al Protocolo de Minnesota sobre la Investigación de Muertes Potencialmente Ilícitas y también el Manual Único de Investigación Criminal, en un caso en el que se ponen en evidencia las actuaciones arbitrarias de la autoridad policial al tomar revancha en contra el barrista del equipo Real España, quien el 29 de mayo agredió a la inspectora de policía Denia Michelle Contreras Sierra durante la final del futbol hondureño

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *