A pesar de los graves obstáculos tres factores muy fuertes continúan empujando a más hondureños a migrar del país

migrantes 2


Tal como lo reconoce César Ramos, miembro del equipo de protección al migrante de la Comisión de Acción Social Menonita (CASM).

El índice de violencia que tenemos en Honduras es una realidad que está ahí presente y que hacen que nuestros compatriotas se vean en la necesidad de emprender la ruta migratoria. En realidad es una decisión obligada derivada de las circunstancias que les toca vivir a muchos hondureños y hondureñas”, expresó Ramos.

Refirió que algunos estudios realizados en torno al tema migratorio, a diario unas 300 a 400 personas toman la decisión de irse del país, esto da un aproximado de 100 a 150 mil personas al año.

“Lo lamentable de este fenómeno es que más del 70% de las personas que toman esta ruta son nuestros jóvenes que están entre los 10 años hasta los 30 años, lo cual es lamentable porque en Honduras tenemos un momento histórico especial, que se le conoce como el bono demográfico”.

El protector de los migrantes agregó. “Desafortunadamente ante la falta de oportunidades en Honduras y ante la situación de violencia que se vive y ante el estado de indefensión en que nos encontramos todos, nuestros jóvenes, incluyendo nuestros niños se ven obligados a tomar esta decisión obligados por las circunstancias”.

Llama la atención que este fenómeno se da incluso en personas que tienen una estabilidad económica en el país. Ramos manifestó que esto se relaciona de manera cercana con la extorsión.

“Muchas personas se vuelven víctimas de esta situación que prevalece en muchas comunidades, colonias y sectores del país, pero en especial en las ciudades de mayor población y en determinado momento todos estamos expuestos a tener que tomar una decisión de esta naturaleza”.

También tomó en cuenta otro factor, como es la reunificación familiar. "Es rara la familia hondureña que no tenga un familiar migrante en Estados Unidos, o en España, en México, en Canadá o en Belice, por ejemplo; realmente la mayoría de las familias hondureñas cuentan con al menos un familiar que está en el extranjero”, afirmó el trabajador social de CASM.

Por último, “la otra razón muy fuerte por cierto, es la búsqueda de mejores ingresos económicos, porque los salarios y los ingresos que se devengan en el país realmente no alcanzan para poder cubrir las necesidades básicas de una familia. Entonces las personas, obviamente, movidos por la búsqueda de una mejor condición económica, de vida, se ven en la necesidad de tomar esta decisión”, dijo Ramos.

Solo la actual situación pandémica ha hecho bajar el ímpetu que con anterioridad se había denotado como fuerzas impulsoras para lanzar a los migrantes hacia lo desconocido. No obstante las misma autoridades han reconocido que a pesar de esto el proceso migratorio irregular no se ha detenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.