Migración y deportación: drama de Honduras ante crisis económica

inmigracion

En un análisis emitido por el docente César Augusto Castillo Pérez, explica que las causas de la migración son múltiples; según las encuestas, la principal razón es la económica, las personas migran para lograr mejores condiciones de vida, tener un empleo y poder sostener a través de las remesas sus hogares. Otra de las causas de la migración es la violencia, Honduras es uno de los países más violentos del mundo, esta situación relacionada con las maras, el crimen organizado, el narcotráfico y la extorsión generan migración internacional y desplazamiento forzado.

También se pueden identificar otras causas de la migración, como es la reunificación familiar, debido a que los padres ya viven en Estados Unidos o España y están haciendo las acciones necesarias para poder llevar a hijos, así como a otros miembros del hogar.

La migración en caravanas, es una nueva estrategia de migrar, que viene a cambiar los diferentes actores de la migración, tradicionalmente migraba el hombre y las personas que tenían recursos para financiar (pagar un coyote) el tránsito por la ruta migratoria, con las caravanas esta situación cambia el sujeto migrante, migran ya no el hombre sino que observamos la migración de la familia y también migran los más pobres que antes no podía financiar el proceso, prosiguió el experto.

Esta nueva modalidad de migración en caravanas desnuda ante el mundo, la grave situación que tienen los hondureños, además supone un mayor acompañamiento de las instituciones que trabajan en la protección de derechos de los migrantes, existe una mayor cobertura mediática y esto reduce los riesgos de asaltos, extorsión, violaciones, trata de personas a las que se exponen los migrantes en la ruta.

Castillo precisó  que la situación cambió con los acuerdos que firmaron los países de México y Guatemala, donde se establecen acciones de coordinación y cooperación de estos países con Estados Unidos para la contención de la migración, y de esa forma evitar que haya tránsito migratorio por sus territorios; se establecieron controles más estrictos, se desplazó el ejército, la policía y en el caso de México elementos de la Guardia Nacional, para lograr contener la migración y en la mayoría de los casos con violencia.

Otro aspecto que también influyo, para que las últimas caravanas no tuvieran el éxito de las primeras, es el cierre de las fronteras por la situación de la COVID-19.

Señaló que las políticas de los Estados Unidos de América,  tienen influencia en la migración de hondureños, en diferentes vías, por un lado, las acciones restrictivas desmotivan a las personas a migrar, y las políticas de respeto a los derechos humanos motivan a las personas a emprender la ruta, pero independientemente de las amenazas de los Estados Unidos, las personas emprenden la ruta migratoria, mientras no se ataquen las causas estructurales y se mejore la situación económica del país, ni exista empleo para la población, las personas seguirán migrando, ya que la migración es la única opción que tienen muchos hogares para poder mejorar sus condiciones de vida.

En cuanto a los gobiernos de los países que se encuentran en la ruta migratoria, detalló el académico que tratan de controlar el tránsito de población irregular por sus territorios, estableciendo más controles migratorios, aumentando el monitoreo de sus fuerzas de seguridad por las fronteras, también realizan acciones de captura y posterior deportación de las personas. Las acciones de asistencia humanitaria las realizan grupos religiosos y de sociedad civil.

Con el nuevo Gobierno, se tienen expectativas que se desarrollen acciones encaminadas a mejorar las condiciones de vida de la población, de acuerdo a Castillo Pérez, se puede pronosticar en los primeros meses una disminución de los flujos migratorios, pero en la medida que no se logren los objetivos de mejorar las condiciones de vida de la población los flujos migratorios se irán incrementando.

Manifestó que no existen cifras oficiales de la población que migra de manera irregular a los Estados Unidos, solo estimaciones de diferentes instituciones que reflejan que unas 300 a 400 personas diarias migran de Honduras; de estas más del 50% llegar a su destino, un 30% se queda en la ruta migratoria y solamente un 20% retornar a sus comunidades. En lo que va del año 2022 han retornado 16,249 personas deportadas.

De acuerdo al Observatorio Consular y Migratorio de Honduras (CONMIGHO), en los últimos 5 años, tomando el 2019 como el año de más deportaciones que se realizaron de Estados Unidos a Honduras; se vio una baja tendencia en la migración por los efectos de la pandemia.

Estudio del observatorio consular y migratorio de Honduras.

El docente César Augusto Castillo Pérez Profesor cuenta con una licenciatura en Ciencias Naturales con orientación en Biología y Química de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán, es máster en Estadísticas con énfasis en Población y Salud de la Universidad de Costa Rica; docente en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en las asignaturas de Estadísticas aplicadas a las Ciencias Sociales, análisis de datos, bases de datos, investigación social entre otras; además tiene experiencia en capacitación para impartir cursos y talleres sobre análisis de datos cuantitativos, migraciones internacionales, violencia, desarrollo local, indicadores, monitoreo y evaluación y seguridad alimentaria y nutrición.

Tomado de Presencia Universitaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − uno =