México disuelve campamento improvisado con miles de migrantes

5YLZKAPZXZMV7PSN2DMMNOKV3U

Funcionarios mexicanos desmantelaron el jueves un campamento de migrantes improvisado en el sur del país cerca de la frontera con Guatemala, dijeron funcionarios del gobierno y testigos de Reuters.

Muchos de los migrantes, algunas familias con niños, habían estado esperando en el campamento de Tapachula durante meses, que algunos describieron como «prisión» debido a las condiciones miserables o estrechas. Las autoridades mexicanas han utilizado el campamento para contener a los migrantes y restringir su movimiento.

Antes de que los funcionarios disolvieran el campamento en Tapachula, el Instituto Nacional de Migración (INM) de México otorgó permiso a unos 3.000 migrantes para procesar sus documentos de viaje, lo que les permitiría salir del campamento.

Los migrantes, en su mayoría de Centroamérica y el Caribe, abandonaron el campamento luego de que funcionarios del INM les entregaran un código QR, registrándolos para completar su proceso de «regularización».

Ahora tendrán un mes para completar su proceso de visa, que podría incluir solicitar asilo, en uno de los 14 estados, según un funcionario del gobierno y los migrantes que mostraron a Reuters sus documentos. Los migrantes deberán encontrar su propia vivienda.

«Voy a Sinaloa a sacar la visa humanitaria con mis propios recursos», dijo una mujer de Cuba que se negó a dar su nombre. Dijo que se quedó en el campamento por más de dos semanas esperando su código QR para poder continuar su camino a los Estados Unidos.

México aceleró el traslado de decenas de miles de migrantes a diversas regiones este mes, prometiendo regularizar su estadía en medio de un número récord de personas que llegan al país en 2021 con el objetivo de cruzar la frontera hacia Estados Unidos.

Sin embargo, hubo decenas de migrantes que dijeron que no habían recibido un código QR el jueves, pero que aún así se vieron obligados a abandonar el campamento. No está claro si se proporcionará asistencia para la vivienda.

Lester Centeno, de 25 años, un migrante de Nicaragua, dijo que llegó a Tapachula en busca de asilo, pero no obtuvo un código QR ni un traslado a otra región.

«Me dijeron que me iban a deportar si no salía de aquí (del campamento)», dijo Centeno, refiriéndose a los agentes de inmigración.

Fuente Reuters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *