«Me siento útil» primera voluntaria de la vacuna contra COVID-19 cuenta su experiencia

Covid-19-coronavirus-Jennifer-Haller-first-to-treat-coronavirus-vaccine

A casi un mes de haber recibido la primera dosis experimental, Jennifer Haller compartió su experiencia en una entrevista para el diario británico The Telegraph.  Ella recibirá pronto la segunda vacuna y asegura que se siente útil formando parte de este ensayo.

Un farmacéutico le da a Jennifer Haller la primera inyección en un ensayo clínico para una vacuna contra el coronavirus. AP / Ted S. Warren

El 16 de marzo de 2020 se probó en el mundo la primera dosis experimental de una vacuna contra el nuevo coronavirus. La fase de prueba se llevó a cabo en Estados Unidos y fue aplicada a 45 voluntarios.

La primera persona en someterse a la vacuna fue Jennifer Haller, de 43 años. Casi un mes después de este suceso, la estadounidense residente en Seatle (Washington) contó cómo fue su experiencia desde entonces.

Jennifer Haller, una mujer de 44 años de edad originaria de Seattle, se convirtió en la primera persona en recibir esta vacuna, luego de haber visto la convocatoria en Facebook.

En una entrevista para el medio The Telegraph, Jennifer sostuvo que sabía sobre los riesgos a los cuales se exponía. Sin embargo, los beneficios que traería ser parte del experimento le hicieron sentir que valía la pena su esfuerzo.

La experiencia le aportó “cierta sensación de control” en un momento en que “todos estamos fuera de control e indefensos”, indicó.

“Esto simplemente me dio algo a lo que podría aferrarme”, afirmó la mujer, aunque confesó que sus familiares y sus amigos no compartían su entusiasmo.

Jennifer Haller y sus hijos, Hayden y EllieAP / Ted S. Warren

Jennifer se enteró de la convocatoria a través de Facebook. Ella es gerente de una pequeña empresa de tecnología y también madre de dos hijos, pero su principal objetivo en estos momentos es ayudar y “ser útil” en la lucha contra la pandemia.

“No había nada que pudiera hacer para detener esta pandemia global. Entonces vi surgir esta oportunidad y pensé: ‘Bueno, tal vez hay algo que puedo hacer para contribuir’”, aseguró al medio.

Después de recibir la primera dosis de la vacuna experimental, Jennifer tuvo un poco de fiebre el primer día. Posteriormente presentó dolor en el brazo donde le inyectaron.

Jennifer Haller contó su experiencia en una entrevista para el medio británico The Telegraph

No obstante, no fue nada fuera de lo normal, aseguró la mujer. “Todo estuvo bien después de eso. Fue tan fácil como una vacuna común contra la gripe”, destacó.

Haller recibirá su segunda dosis contra la COVID-19 en los próximos días y con esto culminarán las pruebas, pero permanecerá bajo supervisión médico hasta la primavera de 2021.

Fuente La República de Perú.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 + 20 =