Mauricio Dubón: «Cada vez que veo la bandera de Honduras, es por mí»

FTtEEpMUUAA2o5Y


Cuando Mauricio Dubón jugó en el jardín central del Minute Maid Park por primera vez el viernes pasado, miró hacia las gradas y vio una bandera de Honduras. Fue un momento de gran orgullo. No había duda del porqué estaba ahí la bandera azul y blanca en esa ocasión.

“Cada vez que veo la bandera, es por mí”, dijo Dubón. “Eso es lo que lo hace especial, saber que la bandera está ahí solamente por mí”.

Como el único jugador de Grandes Ligas nacido y criado en Honduras, Dubón está orgulloso de su herencia y de su bandera, y espera que otros deportistas de su país, que mayormente se inclinan por el fútbol, se inspiren a tratar de llegar a Grandes Ligas.

El exjardinero de los Astros Gerald Young también nació en Honduras, según Baseball Reference, pero Dubón señala que Young es hijo de padres estadounidenses y que se crio en California. Cuando se trata de Honduras y las Grandes Ligas, Dubón lleva la antorcha.

“Es un país futbolero”, dijo. “Cuesta conseguir útiles de béisbol allá y eso es lo que lo hace tan difícil. Estoy tratando de hacer que el camino sea un poco más fácil, porque cuando yo era niño, no había nadie a quien mirar y decir, ‘Somos del mismo país’ y ‘Quizás yo pueda’, así que el sueño lucía imposible. Y ahora que estoy aquí, es más fácil que ellos digan, ‘Él salió de aquí’, y es más fácil para mí ir y ser un modelo a seguir”.

Como la mayoría de los niños en Honduras, Dubón jugó fútbol cuando pequeño y afirma que era bastante bueno. Pero también quedó maravillado con el béisbol.

“Simplemente tenía algo”, expresó Dubón acerca del deporte del bate y la bola. “Desde niño, decía que iba a jugar en Grandes Ligas también. Trabajé para esa meta”.

Los únicos juegos de Grandes Ligas que Dubón podía sintonizar por televisión cuando niño eran las transmisiones de los domingos por la noche. Cuando salía con su familia, se aseguraba de llegar a casa temprano para ver el partido y soñar con jugar en la Gran Carpa.

“Fue difícil, pero al mismo tiempo tenía motivación”, dijo Dubón, quien fue canjeado a los Astros por los Gigantes este mes.

Dubón cuenta que en Honduras no había muchas ligas juveniles, algo que él mismo está tratando de cambiar. Cada invierno, el infielder/jardinero regresa a Honduras para entrenar y repartir útiles de béisbol. Está tratando de hacer crecer el juego a un nivel básico.

“Creo que deben salir más peloteros de allí”, dijo. “Vienen niños pequeños a entrenar conmigo y trato de mantenerlos motivados, demostrarles que no imposible llegar a donde estoy yo”.

Dubón vivió en Honduras, jugando en cada nivel de cada liga, hasta que cumplió 16 años. Fue ahí que un grupo misionero cristiano de béisbol visitó Honduras y lo vio jugar. El grupo le ofreció a Dubón la oportunidad de jugar béisbol en una escuela secundaria en Sacramento, California, como estudiante extranjero de intercambio. Dubón jugó dos años en la secundaria y fue seleccionado por los Medias Rojas en la 26ta ronda del Draft amateur del 2013.

Los padres de Dubón, que aún viven en Honduras, lo enviaron a una escuela bilingüe en dicho país, lo cual hizo más fácil la transición a los Estados Unidos. Dubón señala que el vuelo entre Houston y Honduras es de dos horas, lo cual lo hace sentir aun más cerca de la tierra que tanto quiere.

“Fue una locura irme de mi país cuando tenía 16 años”, dijo Dubón. “(Honduras) siempre fue gran parte de mí”.

Tomada de la página de Astros: Brian McTaggart/MLB.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.