Más de 1.1 millones de familias viven bajo déficit habitacional en Honduras

png_20221210_220752_0000


Con el objetivo de posicionar el derecho humano al hábitat y la vivienda adecuada en la agenda pública en la coyuntura de cambio de gobierno y estructuración de una política pública en esa materia, desarrollron el foro “Derecho a la vivienda adecuada: hacia una política pública integral e inclusiva”.

La actividad fue organizado por Facultad de Humanidades y Artes a través de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

La vivienda y hábitat, recuerdan que son derechos humanos consagrados en la Constitución de la República de Honduras, no obstante, cientos de miles de personas en el país viven en asentamientos marginales, careciendo de una vivienda digna y adecuada. Para los expertos, este fenómeno se ha acentuado luego de la crisis sanitaria del COVID-19 y el azote de los fenómenos climatológicos Eta e Iota.

Según datos, el déficit habitacional es un reflejo de la pobreza que afecta al país, las estadísticas indican que esta problemática alcanza a más de 1.1 millones de familias, para los expertos esto es una clara vulneración de los derechos fundamentales de la población afectada.

Por otro lado, los estudiosos aducen que las condiciones impuestas por las entidades gubernamentales y la banca hondureña en materia de vivienda crean serias dificultades para que miles de personas no tengan acceso a una casa de habitación adecuada.

“El Estado, a través de la institucionalidad, es el responsable de garantizar el derecho humano a la vivienda adecuada, ha sido incapaz de impulsar políticas públicas basadas en derechos humanos, con alternativas viables que responda a la problemática de déficit habitacional”, sostienen los organizadores de la iniciativa. Además, aducen que los últimos programas implementados desde los entes gubernamentales tienen un contexto asistencialista, que no contribuye al desarrollo social.

En Honduras, al igual que en otros países de América Latina, los sectores populares se han organizado para demandar al Estado, políticas inclusivas e integrales que den respuesta efectiva a la protección y ejercicio de este derecho humano fundamental para los sectores más empobrecidos. El cambio democrático hacia un nuevo gobierno, liderado por la primera mujer presidenta en Honduras y las expectativas de cambio de la población hondureña, abren una oportunidad para que, entre los distintos sectores sociales, la academia y las personas tomadoras de decisión debatan y analicen alternativas para promover este derecho humano como legado para esta y las futuras generaciones.

Con el foro se busca también posicionar la demanda de los sectores populares y sociales sobre las alternativas y respuesta a la problemática sobre la base de cuatro pilares fundamentales: vivienda y hábitat accesible para familias de bajos ingresos económicos.

Marcos legales y políticas públicas que garanticen el financiamiento, acceso al suelo urbanizable, subsidios y asistencia técnica.

Asimismo, el fortalecimiento del tejido y las relaciones sociales basadas en la seguridad humana, la convivencia social y armónica para promover otros derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, finalmente impulsar la participación social por medio de la autogestión y ayuda mutua, en donde las personas son protagonistas fundamentales del desarrollo de soluciones colectivas a la problemática de la vivienda y el hábitat. Presencia Universitaria

Deja tu comentario