«De 160 países, Honduras está en la posición 140 de la percepción de justicia», señala Marlon Duarte

WhatsApp Image 2022-08-09 at 11.36.26 PM


  • Referente al caso de Kevin Solórzano dijo, “preferimos en su momento, salvar a la Policía Militar y condenar a ese muchacho”

El abogado penalista, Marlon Duarte, declaró en el programa “En La Mira”, dirigido por el periodista Carlos Martínez, que de 160 países, Honduras está en la posición 140 del índice de percepción de justicia. Esto, luego que jueces declararan inocente a Kevin Solórzano de los delitos que el Ministerio Público le imputaba.

“Nosotros andamos en la posición 139-140 del índice de percepción de justicia, de derecho, de seguridad jurídica, de factores como los operadores de justicia, llámese policía, investigación, jueces; óigame, estamos por debajo que toda Latinoamérica excepto Haití, hay países que están por encima de nosotros, inclusive países del medio oriente que están en guerra”, señaló Duarte.

En ese sentido, indicó que le toma la palabra al expresidente Manuel Zelaya, “que una de las funciones o uno de los objetivos primordiales es reformar este tipo de arbitrariedades que empezaron desde el golpe de Estado (en el 2009)”.

“Si usted recuerda en la Constitución establecía que ninguna persona podía otorgársele o emitírsele un auto de formal prisión si no se tenía pruebas, ahora por el mero indicio ya lo meten preso”, lamentó.

Al inicio de la entrevista, Duarte se refirió al caso de Kevin Solórzano, quien fue condenado en un tribunal por asesinato y asesinato en su grado de ejecución, y ayer fue absuelto en el mismo Tribunal de Tegucigalpa.

“Estaba viendo las noticias de hace seis años cuando fue el fallo de Kevin, y me tildaban de entrometido, incluso llamé a un medio de comunicación que en ese momento era a fin al gobierno, donde dije que era la peor sentencia que había emitido un tribunal en ese momento, También dije que respetaba los fallos procesales penales, aunque no lo compartía”, comenzó exponiendo el experto en leyes.

png_20220809_185726_0000

Recordó que además le decían que no podía opinar, porque el proceso era particular, “pero en Honduras los procesos son públicos, y yo creo que cada periodista que fue a cubrir este juicio, salió con un mal de sabor de boca cuando emitieron esa sentencia hace  seis señaló”.

Era “salvar” a la PMOP o condenar a Kevin

Duarte felicitó el trabajo que realizó en esta ocasión, el tribunal, también a los abogados defensores que nunca dejaron de apoyarlo. “Sé que es algo costoso, y creo que ellos se mermaron en el caso de perseguir una situación monetaria para llegar a la verdad”.

“¿Qué pasó?. Hay muchas interrogantes sin respuesta”, dijo Duarte. “En primer lugar, dijimos desde el primer momento, esta captura no era una situación de acuerdo a los hechos, en primer lugar no exista ningún tipo de investigación”, expuso.

Además, dijo que jamás se pudo ubicar en la escena del crimen de manera inmediata al muchacho, quien tenía 19 años en aquel momento, pero existía la particularidad que venía empezando; ya tenía una fuerza jurídica la Policía Militar del Orden Público (PMOP), y fue la encargada de hacer la investigación.

“Sin embargo, nosotros no podíamos, ya que esta era la fuerza de moda por parte del gobierno de turno, dejarlos en evidencia y en precario por una mala investigación. Entonces, preferimos en su momento, salvar a la Policía Militar y condenar a ese muchacho, yo lo dije en su momento, que no existía una investigación verdadera en este país, y aún seguimos teniendo ese flagelo”, afirmó.

Denuncia: Jueces y fiscales se ríen de acusados

¿Cómo un juez puede admitir pruebas no contundentes y decirle a alguien, usted es culpable?, preguntó el periodista Martínez al abogado Duarte.

El profesional del Derecho contó que en el centro penal de Támara hay dos miembros de la Policía Nacional a quienes les pusieron 62 años por el crimen del hijo de la exrectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos.

“Hay dos policías que sí participaron, porque confesaron, incluso uno dio su declaración en la audiencia de imputado; de los que se participaron en el caso, dos andan prófugos, pero otros dos que no tienen nada que ver, que no existía ni un medio de prueba de su participación, están pagando una pena de 62 años, y yo siento que la nueva corte va a revisar ese caso”, dijo Duarte para explicar cómo estaba la aplicación de la justicia en aquel momento.

“Me causa risa el hecho de que aun y cuando esa (ser objetiva), es una política del Ministerio Público, dicen nosotros como Ministerio Público somos una entidad objetiva, por Dios, no saben hasta dónde alcanza la palabra objetividad. Cómo va ser objetiva una acusación de esas y tantas que ha habido en Honduras, que la mayoría de los fiscales, no todos, se sienten felices de que a usted lo metan preso”, cuestionó Duarte.

Denunció, que así como hay fiscales que son felices haciendo eso, hay jueces que se ríen de los imputados. Manifestó que, existen unos los condenan porque son clientes de defensores que les caen mal, o porque tienen a alguien arriba diciéndoles que si no los condenan van a tener problemas.

Por esa razón, sugirió que a los operadores de justicia se les aplique alguna prueba, para que resuelvan los casos en base a las pruebas y no porque les cae mal el abogado, el imputado o porque son racistas o les moleste la forma de cómo éste anda vestido.

Pidió que las pruebas se extiendan para los magistrados de la nueva Corte Suprema de Justicia (CSJ), que se elegirán el próximo año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.