MARCO BOGRÁN Y ÁLEX MORAES YA TIENEN SU AUTO… de formal procesamiento

boran moraes

La Corte de Apelaciones en Materia de Corrupción confirmó el auto de formal procesamiento en contra de los compradores “de buena fe” de unos trastos viejos, usados e inservibles conocidos como “hospitales móviles” para la emergencia de la pandemia, que se supone motivó a realizar la desgraciada compra, que produjo incalculables perjuicios a la salud y vida de muchos hondureños.

Con la medida de prisión preventiva el tribunal declaró sin lugar los recursos de apelación planteados por la defensa legal de los dos exfuncionarios de Inversión Estratégica de Honduras Invest-H.

De acuerdo con la acusación de la Fiscalía para la Transparencia y Combate a la Corrupción Pública, ambos funcionarios son acusados de adquirir de forma irregular los siete hospitales móviles y de conspirar con el guatemalteco Áxel López para defraudar al Estado de Honduras.

El Código Procesal Penal otorga un plazo de 60 días al juez de primera instancia para que desarrolle la audiencia preliminar, con la que se determinará si el caso es elevado a juicio.

El guatemalteco nacionalizado estadounidense, Áxel López, a quien Estados Unidos ordenó asegurar el equivalente a más de 100 millones de lempiras de tres de sus cuentas bancarias, se encuentra prófugo de la justicia.

Asimismo, la fiscalía, a través de un comunicado, informó que las acciones estadounidenses son parte de las asistencias jurídicas internacionales, solicitadas por el Ministerio Público (MP) por la compra de los siete hospitales a través de López.

López intervino en la operación fraudulenta como intermediario en la venta de los hospitales, quien a su vez los compró enTurquía y los vendió a Invest-H.

La supuesta compra realizada representó un gasto aproximado de 48 millones de dólares a mediados del año 2020, dicha compra presenta inconsistencias que despertaron enorme malestar en la ciudadanía y atrajo la atención de las autoridades.

La adquisición de siete hospitales móviles para enfrentar la emergencia sanitaria se realizó a Elmed Medical Systems, propiedad del empresario Áxel López.

El negocio se hizo sin un contrato previo y los equipos no llegaron ni a tiempo ni en forma, a tal grado que tres de los siete modulares que ha sido posible ponerlos en servicio, se comprobó que resultan inútiles para la atención de pacientes por Covid, dada la alta inseguridad que reasentan para la salud tanto de pacientes como del personal que los atienda.

Unos siete millones de dólares se habría enbolsado elintermedairio por venderle la chatarra que enviaron a Honduras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 + diecisiete =