Mar de Acapulco “arrojó” miles de peces en plena crisis y los pobladores llevaron a manos llenas

Justo a media crisis de la epidemia del coronavirus que ha dejado a miles de personas sin empleo un sorprendente hecho ocurrió en playas de Acapulco, Guerrero: cientos de peces salieron del mar y quedaron regados en la playa.

Habitantes de la zona poniente de dicha ciudad fueron sorprendidos cuando un gran cardumen de dos especies de peces se acercaron a la orilla del mar al grado de poder ser extraídos con las manos.

A través de diversos videos difundidos en redes sociales se viralizó el acontecimiento registrado en la zona de playa de Pie de la Cuesta, cuando una gran cantidad de sardinas fueron empujadas por jureles hasta la franja de arena, situación que por muchos ha sido calificado como un milagro que aliviará la endeble golpeada economía de los habitantes de esa zona que se dedican al turismo.

Las imágenes reveladoras muestran cómo las personas atrapan con sus manos los peces conocidos como jurel, mientras que otros sacan abundantes ejemplares con sus cuerdas y cañas de pescar.

Medios locales destacaron que, de acuerdo al director de la Promotora y Administradora de Playas en Acapulco, Sabas Arturo de la Rosa Camacho, el suceso no tiene aspecto de acontecer debido a una falta de oxigenación en el agua del mar, sino a una escena del ciclo de la vida ya que, al parecer, el jurel se acercó a la orilla para intentar comer las pequeñas sardinas y así alimentarse.

Pie de la Cuesta se localiza a 10 kilómetros al noroeste de Acapulco, en las costas de Guerrero. Es famosa internacionalmente por sus puestas de sol y su playa de fuerte oleaje, además de contar con la Laguna de Coyuca, que limita con la Barra de Coyuca que une al mar con la laguna.

También se iluminó el mar de noche

Esta semana en las playas de Puerto Marqués, también en Acapulco se pintaron de una extraña luz neón por un fenómeno conocido como bioluminiscencia, por lo que los usuarios en redes sociales que se percataron de este hecho, reaccionaron asombrados.

Y es que, ante la pandemia por coronavirus, la naturaleza se ha manifestado con razón de la escasa presencia de humanos en las calles, playas, y hábitats de miles de especies en el planeta. Por ejemplo, en Barcelona se vieron jabalíes y en las calles vacías de Santiago de Chile, fue captado un puma silvestre deambulando.

Romain Julliard, director de investigación del Museo Nacional de Historia Natural de París dijo a la AFP que, ante las medidas de confinamiento impuestas para frenar la propagación de coronavirus, los animales “tienen vía libre para pasear por las ciudades”.

Fuente Infobae.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


10 + 6 =