Madre del niño encontrado solo en México: «No arriesguen a sus niños, no crucen esa frontera»

«No arriesguen a sus niños, por favor; no crucen esa frontera”, expresó este viernes Lorena García Vásquez luego de recibir de parte de las autoridades de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (DINAF) en San Pedro Sula a su hijo de dos años que fue encontrado abandonado en una carretera de Veracruz (México).

Las autoridades de la DINAF informaron que recibieron este viernes en el aeropuerto de San Pedro Sula al niño y lo entregaron a su madre. Ambos son originarios de la aldea San José Miramar Cabañas, en San Rita (Copán).

Se comunicó además que el menor fue atendido en el centro de atención de niñez y familias migrantes Belén, de San Pedro Sula, donde se le aplicó el protocolo nacional de protección integral de niñez en situación de migración irregular, para garantizar su retorno a la madre, núcleo familiar que será investigado por las autoridades para determinar las causas por las cuales ocurrió esta situación.

«Mi esposo, Isidro Ladino Garza, decidió el mes pasado irse del país con el niño, porque no aguantábamos la situación en nuestra aldea por la falta de dinero y pobreza», expresó García Vásquez.

«Me doy cuenta de la situación y que mi hijo estaba solo en México cuando me hablan del consulado mexicano, de que lo habían encontrado», señaló la joven madre ya con su menor en brazos.

«Cuando recibí la llamada me destrozó saberlo, porque nunca pensé que esto pasaría. El niño lo encuentran a la par de un tráiler. Les digo: no arriesguen a sus hijos porque sufren mucho por ese camino; la verdad, no vale la pena», añadió Lorena.

“Agradezco a las autoridades hondureñas”

Mientras trataba de consolar a su niño porque lloraba, la joven madre recalcó que «con el retorno de mi hijo a mis brazos agradezco a las autoridades hondureñas porque me han tratado muy bien, hemos recibido bastante apoyo”.

“Con lo que estoy profundamente agradecida es que me dieron a mi niño rápido porque ya estuviera loca y eso lo agradezco de corazón; durante este tiempo no dormí, ni comí nada», relató.

«A los padres que piensan irse del país con sus hijos en brazos: no arriesguen a sus niños por favor, no crucen esa frontera, porque lo que a uno le puede pasar por ese camino es incierto», advirtió Lorena.

«Le doy gracias a las autoridades y al centro Belén porque me han dado todo y al presidente le digo que si me puede ayudar, que cometimos este error porque estábamos bien pobres y la necesidad nos llevó hasta este punto», agregó García Vásquez.

También relató que «cuando vi a mi niño solo escapé de morir y todo este tiempo he estado como trastornada porque no sabíamos nada, y créame que no lo volvemos a hacer. Mejor nos quedamos en el país, que los frijoles y el maíz no nos hacen falta”.

Además, indicó que lleva más de doce días sin saber nada de su esposo y que, la última vez que hablaron, él le pidió que hiciera todo lo posible para que le devolvieran el niño.

Atención en el centro Belén

La sicóloga Francis García, encargada del área de Psicología del centro Belén y a cargo de recibir los niños que son retornados, explicó que con este menor se realizó una terapia de juego para realizar inclusión con su mamá, ya que él mostró bastante apego con el papá.

«Fue por el primero que preguntó bajándose del avión y realizamos estas sesiones para que él se adapte nuevamente a su entorno», afirmó la experta en temas psicosociales.

«La mayoría de menores retornados presentan altos niveles de ansiedad y estrés por el trauma que han vivido durante esta ruta migratoria, la cual es catalogada como una de las más difíciles», dijo García.

«Las afectaciones que los retornados pueden desarrollar o manifestar dependerán mucho de qué les ocurrió durante esta ruta, por lo cual se personaliza el proceso para cada persona», puntualizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − 2 =