Los desafíos de la Inclusión laboral para personas con discapacidad durante la pandemia

Foto El Pulso ..

El tema de la inclusión laboral para personas con discapacidad (PCD) sigue siendo un desafío en el país, y en pandemia este se ha agudizado más, según comentan representantes de dicho sector y los mismos afectados, que relatan que el virus ha sumado otro reto a los muchos que ya enfrentan diariamente.

De acuerdo a datos proporcionados en el 2020 por la presidenta de la Coordinadora de Instituciones y Asociaciones de Rehabilitación de Honduras (CIARH), Blanca Barahona, en el país viven en precariedad más de un millón de personas con discapacidad, situación que se agravó por la epidemia del Covid-19.

Para Mario Bardales, coordinador de la Mesa de Inclusión Laboral del Sector de Discapacidad (MIL) y Secretario General de la Asociación Nacional para el Desarrollo de las Personas Ciegas de Honduras (ANDEPCIH) incluso antes de la crisis sanitaria, el acceso al mercado laboral era ya muy restringido, y ahora es uno de los sectores que mayores dificultades tiene para conseguir un empleo y conservarlo lo cual los deja en una situación de extrema pobreza.

Facebook Mario Bardales

“Actualmente del tema de la inclusión laboral de PCD en el país, se ha vuelto más desafío, en este momento se ha dejado prácticamente fuera de circulación a muchos compañeros con discapacidad por asuntos de la pandemia y lo poco que se había conseguido en tema laboral o lo que se había gestionado, se perdió”, lamenta Bardales.

Según el dirigente las estadísticas de desempleo en lo que se refiere a las personas con discapacidad en el país son alarmantes, pero tristemente por parte del Estado no se refleja la realidad ni se cuenta con estadísticas puntuales. No obstante, según cifras que maneja la Mesa de Inclusión Laboral que aglutina a 21 organizaciones del sector discapacidad, estiman que la pandemia ha tocado más a dicho sector, y les deja entre un 10% a un 15% de personas empleadas y subempleadas.

“Los que tienen empleos directos son muy pocos, y se cuentan entre los que tiene el Gobierno que llegan a unos 100 y exagerando, y los pocos que tiene la empresa privada, pero esta ha suspendido a una buena parte por asuntos de discapacidad y de cuidarnos, dicen ellos”, explica el presidente de la MIL.

Mientras que en relación con el subempleo que es el que más se da en las personas con discapacidad son pocas las plazas que se abren, y  para este año después de estar meses paralizados afirma que se les han dado unas cuantas plazas al sector de discapacidad a través de los Programas Chamba Joven y Chamba Comunitaria que impulsa el Gobierno, lo que les dejará unas 235 empleos que son temporales y solo beneficia a unos pocos “no es lo que necesitamos, pero eso es lo que nos ha dado el Estado para este año 2021” recalca Bardales.

La importancia de la Inclusión Laboral para PCD.

Businessman Working on His Laptop Image by © Tim Pannell/Corbis

La inclusión laboral de (PCD) aparte de ser un derecho, es una oportunidad de crecimiento y beneficio para todos los involucrados, y para qué esta sé cumpla, se necesita de cuatro actores involucrados que son esenciales para el pleno cumplimiento, y son las personas con discapacidad como protagonistas, la familia, la empresa y el Estado.

Este último tiene la responsabilidad del diseño de políticas públicas que permitan una real equiparación de oportunidades y garanticen el ejercicio pleno de los derechos de las personas con discapacidad, detalla el protocolo de trabajo para PCD, creado por la CIARH.

Normativa sin coerción.

Con el objetivo de promover la igualdad de oportunidades para ingresar el mercado laboral, los estados deben crear una serie de elementos normativos que velen y garanticen los derechos de las PCD.

En Honduras la Ley de Equidad y Desarrollo Integral para las Personas con Discapacidad indica al Estado como garante del derecho a un trabajo digno, apropiado a sus condiciones personales (Honduras, 2005, art. 31). 

Esta normativa establece que las entidades de administración pública y las empresas privadas están obligadas a contratar individuos en situación de discapacidad de acuerdo con el número de empleados. Por ejemplo, de 20 a 49 se contratará una persona en esta condición, de 50 a 74 a dos, de 75 a 99 a tres y por cada 100 trabajadores a cuatro (Honduras, 2005, art. 35).

No obstante, esta ley solo quedó en papel mojado, ya que por falta de reglamento tanto las empresas públicas como privadas se han escudado por años de esa situación, para evadir compromisos.

¿Qué significa que no tiene reglamento?

En este sentido, Mario Bardales explica lo siguiente: “la ley actual no se cumple por falta de reglamentación, es decir que esta se escribió general y no se puntualiza algunos temas como los incentivos o la coerción. Entonces en eso se basan para no cumplirla, de por sí en Honduras las leyes las evaden, no digamos en una ley que faltó algunos elementos como para poder ser aplicable”.

Cabe destacar que la diputada por el departamento de Olancho, Dolores García, en enero de 2019, presentó el anteproyecto de ley ante la cámara legislativa para las Reformas a la  Ley de Equidad y Desarrollo para las Personas con Discapacidad, sin embargo por falta de desaciertos, falta de socialozación, además de la desunión en dicho sector, lleva a un mal camino la nueva ley, pronostica Mario Bardales.

Testimonio.

Foto Facebook Victor Elvir

Para Victor Elvir de 50 años residente en Tegucigalpa, quien es una persona con discapacidad visual, la pandemia lo dejó en una situación crítica, a causa de esta, perdió su trabajo como músico, además de cerrar un negocio con el que contaba para subsistir, cuenta que tiene un año sin percibir ningún ingreso y sufre el constante hostigamiento de los bancos.

“Toda mi vida he me he dedicado a la música en un conjunto musical en el que estoy, antes de la pandemia estábamos trabajando bien, pero ya tenemos un año de no hacerlo por la pandemia, estamos con dificultades, ahora tenemos problemas con los bancos y apuras penas tenemos para comer, gracias a Dios que mis hijos trabajan y es lo que me ha sacado adelante, explica el señor Elvir.

Como él hay muchos casos en el sector con discapacidad que se han quedado si una fuente de ingresos y la oportunidad de encontrar un empleo digno se vuelve imposible. Además la falta de voluntad y confianza por parte de los empresarios para dar oportunidades laborales a las PCD, y el poco compromiso del Estado para presionar que se cumplan la ley, deja al sector discapacidad sumido en la desesperanza.

Por lo que el tema de la Inclusión Laboral para PCD todavía sigue pendiente en el país…

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 3 =