Lo que le escribes a tu prójimo para el 2020, en realidad es lo que deseas desde tu corazón

Que tenemos en realidad en nuestros corazones, que deseamos en realidad para el Año Nuevo, porque una cosa es lo que se escribe y otra es lo que se siente y se desea para determinada persona o personas.

Empecemos esta reflexión preguntándonos cómo está nuestro corazón, limpio, sucio o término medio, ya que de allí dependerá lo que deseamos en realidad para nuestro prójimo en el 2020.

Muchos en esta fecha escribe por emotividad deseando lo mejor de lo mejor, pero no lo siente, por tal razón antes de desear algo, lo mejor es perdonarnos a nosotros mismos, limpiarnos y aceptar que no hemos sido los mejores.

De que me sirve desear un feliz año si mi corazón está lleno de frustración, amargura, desamor y falta de perdón, con todo respeto si usted está así no está haciendo nada por muy real o sincero que parezca su deseo.

También están lo que sólo desean lo mejor a quienes piensan igual que ellos, es decir son incapaces de desear lo mejor a su enemigo o rival, sencillamente por falta de tolerancia o por estar en un círculo tan cercado que no les deja ver más allá de la punta de su nariz.

Este es el mejor momento para demostrar que en nuestros corazones hay amor y perdón, recuerde que compartimos en el mismo país, en el mismo planeta, por lo tanto debemos sobre llevar nuestras diferencias.

Si su vecino o al que fue su amigo o familiar y ahora lo considera enemigo, demuéstrele que usted pertenece al grupo de lo que desean el mejor porvenir en el 2020 desde lo más profundo del corazón.

No empecemos un Año Nuevo con rencores y odios, pues al final el afectado no es a quién le deseamos el mal, si no nosotros mismos por llevar cargas innecesarias que no nos dejan avanzar.

Dios les bendiga, y si alguien se siente ofendido o dañado de mi parte, mis mas sinceras disculpas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


dos × uno =