Llovió fuerte por dentro del Hospital Rivas Sala de Pediatría resultó anegada

El problema fue tan grave, que algunas salas parecían no tener techo, dada la gran cantidad lluvia que caía al interior.

Con la fuerte tormenta que anoche cayó sobre San Pedro Sula, horrible resultó la experiencia para los parientes de los pacientes del Hospital Mario Rivas, porque salas como la de pediatría, resultaron ser verdaderas coladeras de las lluvias.

Y así quedó demostrado anoche, pues las ‘goteras’ fueron tan abrumadoras que la sala resultó totalmente anegada. Al momento se armó todo un ‘corre-corre’, movilizando de forma apresurada las camillas con todo y paciente, para evitar, no las goteras, sino, los CHORROS DE AGUA, que como cataratas caían al interior de la sala.

Cuando el problema se volvió incontrolable, no quedó de otra que evacuar a los pacientes hacia otra zona, tal como se aprecia en el siguiente vídeo.

La recién abierta «Sala de Dengue»fue otra de las que resultó afectadas por la gran cantidad de lluvia filtrada al interior.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


14 − once =