¡Llegó La Navidad!

BFAD2E74-11F8-466A-A0CE-92D3A45D177F

Lic. Josué Barrientos

Se puede percibir en el ambiente; vendedores afanados sacando sus productos a las aceras, los altoparlantes anunciando promociones del dos por uno, tiendas adornadas con blanco, rojo y verde, sonidos de explosiones que inundan el aire con olor a pólvora, las gentes correteando las calles y las avenidas, los bancos atestados de personas tratando de reclamar una remesa, y canciones que no se escuchaban hace un año, nuevamentevuelven a sonar… Sí amigos, ¡llegó la navidad!

Algunos llaman a este afán incontrolado “espíritu navideño”. Para el mundo en general, la importancia radica en que el 25 de diciembre según la tradición cristiana se celebra el nacimiento de Jesús, el salvador del mundo. Sin embargo, lejos está que éste sea el motivo de celebración.

Primero, estas fechas han sido utilizadas para mercadear todo tipo de cosas, donde los grandes comerciantes devoran a los pequeños, quitando a su paso la competencia, porque para ellos la navidad, más que una celebración religiosa, es un tiempo donde el comercio produce dinero a montón.

En segunda instancia, la fecha del natalicio de Jesucristo es incierta. A parte de eso, la Biblia no da mandamiento de que se celebre el cumpleaños de Jesús, y ni aun de los cristianos. Las citas mencionadas en la Biblia acerca de celebraciones de natalicios, fueron de reyes paganos (Faraón Gn. 20:40 y Herodes Mt. 14:6). Para todos es sabido que la fecha de la navidad está plagada de señalamientos paganos, ya que sugiere la celebración romana del Natalis Solis Inviti, que es una celebración pagana a los emperadores romanos. El tiempo nos faltaría,para mostrar bíblica y teológicamente todo el paganismo y la idolatría filtrada desde siglos pasados. El trasfondooscuro del árbol de navidad, el avistamiento en el cielo de San Nicolás con sus renos, personaje, que al final los niños le temen, y aunque podemos decir que esta celebración con lleva la verdad que “Jesús nació”, durante el pasar de los años se ha formado una maraña de prácticas asociadas a la idolatría, el paganismo el comercio y el libertinaje. Dichas prácticas exhiben lo que realmente existe en el corazón del ser humano, ya que al calor de los tragos, las injusticias, las mentiras, las bromas indecentes, los grandes banquetes, las drogas, los quemados por pólvora, etc. más que alegría y felicidad, las familias se llenan de luto, de tristeza y de muchos problemas económicos.  

Finalmente, no importa la fecha, no importa el día, nadie puede negar la verdad del nacimiento de nuestro Señor Jesús, como tampoco, nadie puede negar que la navidad no es una fecha realmente de amor y paz, alegría y felicidad como lo dicen las canciones. El mismo ser humano se ha encargado de convertir esta fecha en un tiempo de afanes e indiferencias; por eso aprovechemos la oportunidad que tenemos hoy para invitar a Jesús a morar en nuestro corazón, y experimentaremos un verdadero nacimiento en nuestra vida, y podremos desde una nueva vida en Cristo, cambiar nuestra celebración tradicional por un tiempo verdadero de amor y paz con el que podemos transformar nuestro derredor. ¡La verdadera navidad escuando nacemos a Jesús.!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 − 1 =