LEGAL O NO…lo cierto es que a la madre naturaleza no se le puede engañar

El cúmulo de acciones similares a lo de La Tigra, que por décadas han pasado desapercibidas por los defensores del ambiente, o por las autoridades respectivas, quizá incluso por los mismos perpetradores, incluso hasta el por propio pueblo; es lo que hoy nos tiene en situación de emergencia, por falta de agua y lluvias.

Cuánto se ha dicho que la plaga del gorgojo descortezador, ha sido una excelente excusa para justificar de forma inmisericorde la tala de los bosques, cuánto incendio forestal se ha iniciado con la finalidad de urbanizar una zona, o de volverla área de cultico y ganadería.

Cuánto árbol ha sido talado en zonas de áreas protegidas y parques nacionales, solo porque ha habido interés en “aprovechar su madera”. Y como el humano es una raza, en forma colectiva tiene un mismo pensamiento, por eso lo que ha sucedido en Honduras, en mayor o menor escala se ha replicado en Sudamérica, África, o en Asia.

Paradójicamente, todos y cada uno de los sucesos en contra del ambiente en el mundo, termina por afectar a unos y a otros en todo lugar.

Estos eventos son como una cuenta de ahorros constante; con la diferencia que esta cuenta nos lleva en reversa hacia la autodestrucción. Solo imagine un poco; incendios forestales y descontrolada tala por aquí, emanaciones toxicas por allá, biósfera arrasada al otro lado, ríos y mares contaminados por todas partes; qué puede ocasionar todo eso, bueno lo que empezamos experimentar.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


6 − 1 =