Latinos esperan menos mano dura en Arizona con la nueva gobernadora demócrata

e0e54bcee6f94c37defe6f52f20691e5c4addd50miniw

Tucson (EE.UU.), 28 dic (EFE).- Grupos de latinos y organizaciones proinmigrantes y ambientalistas en Arizona esperan que el fin del mandato del gobernador republicano Doug Ducey y la llegada de la demócrata Katie Hobbs depare a partir de 2023 una mano más amigable con la inmigración, la comunidad latina y el medio ambiente.

El republicano, cuya más reciente polémica fue la instalación de contenedores en la frontera para detener el flujo migratorio, aunque debió dar marcha atrás debido a la presión judicial, será reemplazado en enero por Hobbs, quien se opuso a dicha iniciativa.

Grupos latinos consultados por EFE afirman que fueron «ignorados» durante los ocho años de Gobierno de Ducey, un aliado del también republicano gobernador del fronterizo estado de Texas, Greg Abbott, y de sus políticas antiinmigrantes.

«El gobernador Ducey pudo haber hecho mucho más para nuestra comunidad latina, desgraciadamente nos falló en muchos aspectos», dijo a EFE Lydia Guzmán, directora de Abogacía y Participación Cívica con Chicanos por la Causa en Arizona.

LA IMPRONTA DE TRUMP EN LA FRONTERA

Durante la presidencia de Donald Trump (2017-2021), Ducey al igual que otros gobernadores republicanos respaldaron sus políticas migratorias de tolerancia cero, incluida la construcción de un muro fronterizo de 245 millas en Arizona.

Ducey ordenó en 2021 el envío de la Guardia Nacional a la frontera para asistir a la Patrulla Fronteriza y en agosto pasado la colocación de contenedores metálicos en donde no hay muro para detener el paso de migrantes.

Para los inmigrantes, el panorama se ve más optimista con Hobbs, quien le ganó a la republicana Kari Lake, quien durante la contienda que acaparó la atención a nivel nacional y se ganó el sobrenombre de «La Trump con vestido».

En una entrevista con el Arizona Mirror la demócrata dijo que «no estaba de acuerdo con la caracterización» de Ducey de lo que está sucediendo en la frontera.

La demócrata consideró que hay que mirar el «otro lado de la inmigración que es una crisis humanitaria» de personas que vienen a este país tratando de mejorar sus vidas y tienen «razones genuinas» para hacerlo.

«Nuestro sistema (de inmigración) está roto y necesitamos que el gobierno federal tome medidas y lo arregle», reclamó la demócrata.

La inmigración no es la única diferencia entre Hobbs y Ducey.

UN COMPROMISO CON LA DIVERSIDAD

Guzmán critica que el republicano negara a la comunidad latina más fondos para las escuelas públicas y al mismo tiempo aplicase un programa de vales para que los niños asistan a escuelas privadas con fondos estatales.

Detalló que estos recursos son insuficientes para pagar el total de las matrículas en escuelas privadas, lo que afecta a familias de escasos recursos.

En este sentido, Hobbs prometió poner más dinero en las escuelas y reclutar más maestros de color, «para que los estudiantes tengan a alguien en el salón de clases que se parezca a ellos».

En Arizona el 60 % de los estudiantes en escuelas públicas son latinos.

Ducey firmó además varias leyes este año que, entre otras cosas, eliminan del sistema de votación temprana a personas que se «sospeche» no sean ciudadanas estadounidenses o que no hayan ejercido su derecho al voto en dos elecciones de forma consecutiva.

Hobbs ha dicho que está comprometida a tener una administración que refleje la diversidad del estado. «Eso significa mucha más representación de las comunidades latinas de lo que estamos viendo ahora».

El compromiso de diversidad incluye nombramientos en puestos judiciales, comisiones y la Junta de Regentes de personas que reflejen a todas las comunidades, incluyendo la hispana.

Activistas como Isabel García, directora de la Coalición de los Derechos Humanos de Arizona, tiene esperanza de que la gobernadora electa esté más abierta al dialogo y a escuchar las necesidades de las comunidades fronterizas.

«Ducey nunca conoció la dinámica de la frontera, gastó más de 100 millones de dólares en seguridad fronteriza, utilizando el tema migratorio como solo una escalera para sus aspiraciones políticas, nos deja un legado de racismo en contra de nuestra comunidad», se quejó García.

Durante su mandato, Arizona se unió a otros estados liderados por republicanos para establecer demandas en contra de programas como el de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), el cual protege a alrededor de 600.000 jóvenes indocumentados de la deportación.

García dice que la colocación de contenedores a pocos meses de terminar su mandato muestra sus aspiraciones políticas.

Aunque ya anunció que iba a retirar estos contenedores un día antes de que termine su mandato, el próximo 4 de enero, especialmente de tierras federales y de la reserva indígena y debido a demandas, el gobernador parece que mira al Senado de EE.UU.

Hasta hace unas semanas los dos escaños del Senado por Arizona eran demócratas, pero la senadora Kyrsten Sinema, de posición centrista, anunció que dejaba el Partido Demócrata para inscribirse como independiente.

María León

Deja tu comentario