Las protestas indígenas de Ecuador continúan a pesar de una pequeña concesión

Las protestas indígenas de Ecuador continúan a pesar de una pequeña concesión

El gobierno de Ecuador accedió el jueves a una demanda de los manifestantes indígenas que han realizado 11 días de protestas, brindándoles acceso a un centro cultural, pero continuaron los enfrentamientos violentos en las marchas.

La inquietud por los precios del combustible, los alimentos y otros artículos básicos ha estallado en protestas a veces violentas en todo el país desde el 13 de junio, lo que llevó al presidente Guillermo Lasso a declarar un estado de excepción en seis provincias, incluida la capital Quito.

Las manifestaciones, más duraderas y más grandes que las marchas por los precios del combustible en octubre del año pasado, están poniendo a prueba la capacidad de Lasso para reactivar la economía y reactivar el empleo.

Lasso tiene una relación conflictiva con la asamblea nacional, cuyos legisladores han bloqueado sus propuestas, y ha luchado para contener la creciente violencia que atribuye a las bandas de narcotraficantes.

El jueves por la tarde, el gobierno permitió que miles de manifestantes ingresaran a la sede de una importante organización cultural y retiró a las fuerzas de seguridad del lugar. A cambio pedían que se permitiera la libre circulación de personas y bienes como alimentos y medicinas.

«No es posible levantar el estado de excepción», dijo el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, a la radio local la madrugada del jueves, refiriéndose a otra demanda de los manifestantes.

El gobierno está cumpliendo con otras solicitudes de los manifestantes, dijo, que incluyen fertilizantes subsidiados, condonación de deudas bancarias y aumento de los presupuestos para salud y educación.

«No vinimos aquí para que la gente muera, para que la gente salga herida», dijo Leonidas Iza, líder del grupo indígena CONAIE.

A pesar del gesto del centro cultural, los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad continuaron en la tarde del jueves en Quito, y un nutrido grupo de contramanifestantes se concentró en el norte de la ciudad para exigir el fin de los bloqueos.

Los manifestantes han ingresado a fincas florícolas y bloques petroleros, causando daños en lugares e impactando negativamente en la producción de crudo.

La petrolera estatal Petroecuador informó que su producción se ha reducido casi a la mitad debido a las protestas.

«Hemos perdido plantas de generación, ductos secundarios, estaciones de recolección y el oleoducto Transecuatoriano (SOTE) no tiene crudo para bombear», dijo a la radio local el gerente de Petroecuador, Italo Cedeño.

Los líderes de las protestas han denunciado la violencia policial durante las manifestaciones, con un manifestante identificado como Byron Guatatoca asesinado después de ser golpeado en la cabeza por una bomba lacrimógena.

Otro manifestante murió la semana pasada al caer a un barranco. El Ministerio de Salud ha dicho que dos personas han muerto en ambulancias retrasadas por los bloqueos de carreteras.

El presidente dio positivo por coronavirus el miércoles por la noche, según el gobierno.

Fuente Reuters

Un comentario en «Las protestas indígenas de Ecuador continúan a pesar de una pequeña concesión»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete − 8 =