Las fuerzas de seguridad de Myanmar matan a más de 90 personas en un «fatídico día» de derramamiento de sangre

Las fuerzas de seguridad mataron a más de 90 personas, incluidos algunos niños, en todo Myanmar el sábado en uno de los días más sangrientos de protestas desde un golpe militar el mes pasado, dijeron informes de prensa y testigos.

La letal represión, que tuvo lugar el Día de las Fuerzas Armadas, generó fuertes críticas renovadas de los países occidentales. El embajador británico Dan Chugg dijo que las fuerzas de seguridad se habían «deshonrado» y el enviado de Estados Unidos calificó la violencia como horrible.

El mayor general Min Aung Hlaing, líder de la junta, dijo durante un desfile para conmemorar el Día de las Fuerzas Armadas que los militares protegerían a la gente y lucharían por la democracia.

La televisión estatal había dicho el viernes que los manifestantes corrían el riesgo de recibir disparos «en la cabeza y la espalda». A pesar de esto, los manifestantes salieron a las calles de Yangon, Mandalay y otras ciudades, como lo han hecho casi a diario desde el golpe de estado del 1 de febrero que derrocó a la líder electa Aung San Suu Kyi.

El portal de noticias Myanmar Now dijo que las fuerzas de seguridad mataron a 91 personas en todo el país.

Al menos 29 personas, incluida una niña de 13 años, murieron en Mandalay, y al menos 24 personas murieron en Yangon, dijo Myanmar Now. Un niño de tan solo cinco años fue reportado anteriormente entre los muertos en Mandalay, pero luego hubo informes contradictorios de que pudo haber sobrevivido. Otro niño de 13 años estaba entre los muertos en la región central de Sagaing.

“Hoy es un día de vergüenza para las fuerzas armadas”, dijo en un foro en línea el Dr. Sasa, portavoz de CRPH, un grupo anti-junta creado por legisladores depuestos.

Mientras tanto, una de las dos docenas de grupos étnicos armados de Myanmar, la Unión Nacional Karen, dijo que había invadido un puesto del ejército cerca de la frontera tailandesa, matando a 10 personas, incluido un teniente coronel, y perdiendo a uno de sus propios combatientes.

Un portavoz militar no respondió a las llamadas en busca de comentarios sobre los asesinatos cometidos por las fuerzas de seguridad o el ataque insurgente a su puesto.

Fuente Reuters


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *