La turbulenta vida de Sebastian Coltescu, el árbitro del incidente racista

Era una jornada de UEFA Champions League donde todos los focos se posaban sobre el el duelo entre Messi y Cristiano en el Camp Nou, pero un lamentable episodio en el Parque de los Príncipes llamó la atención.

El duelo entre Paris Saint Germain y el Istanbul Basaksehir terminó suspendido porque los jugadores abandonaron el campo de juego tras un insulto racista del cuarto árbitro Sebastian Coltescu.

El colegiado oriundo de Craiova, de 43 años, fue el protagonistas de un escándalo que recorrió el mundo. Pierre Webó, ex jugador y actual segundo entrenador del equipo turco, lo acusó de llamarlo “negro” y ambos equipos decidieron no continuar con el partido.

Según informó el portal rumano ProSport, lo primero que hizo Coltescu fue llamar a sus familiares para expresar sus sensaciones y dar su versión de lo sucedido. “Solo trato de ser bueno. No voy a leer ningún sitio de prensa estos días. ¡Cualquiera que me conozca sabe que no soy racista! Al menos, eso espero”, confesó el árbitro, según comentaron sus allegados al citado medio.

Hasta ayer martes, Sebastian Coltescu era un completo desconocido para gran parte del fútbol europeo, pero cuando su nombre ocupó las primeras planas empezaron a conocerse algunos detalles de su vida. Y esta polémica en el PSG-Basaksehir solo se ha convertido en un capítulo más.

Empezó a dirigir en 1996 y su camino en la élite inició una década más tarde, aunque rápidamente fue castigado por algunas actuaciones y fallos polémicos. Al año siguiente fue relegado a la Segunda división rumana y perdió su condición de internacional. Volvió a subir a la Primera en 2008 y cinco años después regresó al plano continental. Según la prensa de su país, en esa etapa de castigo deportivo tuvo hasta dos intentos de suicidio. El segundo fue el 3 de octubre de 2008, cuando intentó lanzarse por la ventana de un tercer piso, pero fue salvado a tiempo por un equipo de rescate.

Tomado Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *