La triste historia del diputado hondureño que viajó ilegal del norte hacia el sur

dip 1

Se trata del diputado Miguel Arita, que en su afán de velar por su equipo de carga varado en la frontera entre México y Guatemala se vio ‘atrapado’ en estas decisiones, que a menudo y sin sentido las administraciones públicas instauran de repente sin importarles en qué condición dejan a los ciudadanos.

Aquí su narración:  “Bueno yo salí el 28 de febrero de Honduras hacia Estados Unidos y luego en eso se vino la pandemia y empezaron a cerrar todo lo que es comercio, a cerrar las fronteras, estuvimos esperando dentro de Estados unidos para ver qué solución se daba para después partir, pero miramos que no había nada claro”.

“Luego salimos para la frontera Estados Unidos México que es la de Los Indios, Texas, cruzamos la frontera hacia México sin ningún problema, es más, esas fronteras no estaban cerradas en ninguna de las dos direcciones”.

“Pudimos entrar a México el 16, luego el 18 en la noche llegamos a la frontera de Suchiate ya frente a la frontera de México con Guatemala. Empezamos a esperar el 19, nos acercamos a ver y miramos que habían muchas cargas tiradas de Honduras, Nicaragua, Costa Rica, de varios países de Centro América”.

Es decir, todo el comercio desde el norte hacia el sur estaba retenido en el paso de Tecún Umán. “Porque esos días no daban entrada ni siquiera a los guatemaltecos, o sea México puede darle la salida a usted, pero Guatemala no lo recibe, ellos aducen que las aduanas de Honduras no están abiertas para el pago de impuestos”.

“Algo que desde luego no es cierto, porque si nosotros llegamos a Agua Caliente ese mismo día empiezan los trámites, lo que son las garantías para poder llegar a la aduana La Mesa para cancelar los impuestos de las mercaderías”, expresó Arita.

Relata que así comenzaron a pasar los días del lado mexicano y no habían novedades. “Yo en mi pensar dije ‘esto se está poniendo muy difícil, me voy a cruzar para el otro lado (Guatemala)’, y así lo hice, me crucé a Tecún Umán por medio de una balsa, porque no me daban un sello para poder salir de México, ni entrar a Guatemala”, continuó narrando.

“O sea, cuando la gran mayoría cruza ‘mojado’ lo hace de Guatemala hacia México, a mi me tocó hacer todo lo contrario”, comentó el diputado Arita. “Y pasó una semana, pasaron dos semanas, luego tres semanas y yo encerrado en un hotel, a todo esto con temor de infectarme porque afuera estaba el virus; después de todo eso, me regresé por la misma balsa al lado de México”.

Por todas estas vicisitudes, el legislador hondureño decidió ir en busca de ayuda al consulado de Honduras en Chiapas. “Pero la sorpresa que me llevé es que estaba cerrado el consulado y los guardias de seguridad de ese consulado me dijeron que el cónsul llega solo cuando hay mucha gente y llega de vez en cuando”.

«Mientras que el consulado hondureño en Tapachula estaba cerrado totalmente, no había ninguna personas que estuviera atendiendo en ese consulado. Con eso, decido irme al consulado en Guatemala, localizado en Suchiate, voy y hablo con el cónsul, una personas muy irrespetuosa, llego donde él y me presento”.

“Le digo, soy diputado de Honduras y tenemos este problema que no podemos cruzar para Guatemala para poder llegar a nuestro país. Y él empezó a decir que ese no era problema de ellos, que yo tenía que buscar el consulado hondureño para hacer el trámite para poder circular”.

“Tenemos sobre dos meses con la carga allí, hay amigos, compatriotas que tiene más de tres meses de estar tirados, durmiendo dentro de los camiones, haciendo sus necesidades a la intemperie, pasando graves dificultades, hay cargas hondureñas, salvadoreñas, nicaragüense ¡dentro del módulo! De Guatemala que tiene sobre tres meses y fracción”.

“Mire, y con el respeto del Presidente de nuestro país, yo le he enviado muchos mensajes pidiéndole que nos ayude y él no ha sido digno ni de contestarnos a las 250 personas que están varadas del lado de México”.

“Y es algo que duele, porque en este país cuesta trabajar y estar mucho tiempo varado eso no es negocio, estamos pagando parqueo del lado mexicano, estamos pagando parqueo dentro de la misma línea”.

“Imagínese que mis camiones los tuve dos semanas en esa línea y me le robaron el combustible, a otras personas les han robado computadoras de los camiones, les han hecho desastres. Y por eso pensamos protestar en el Congreso, una manifestación estamos pidiendo que nos ayuden las autoridades para que nuestras cargas puedan venir a nuestro país”.

Fue tanta la desesperación por tanto tiempo varado que se arriesgó a hacer el viaje ‘de mojado’ y regresó hasta Honduras, aunque asegura que para cumplir y por la dudas se puso en cuarentena en su casa en Quimistán, ahora debe regresar para ver qué trámite le puede dar a sus camiones y la carga que hay en ellos.

Solo que tiene un problema, legalmente, él está en México, así que cruzar Guatemala en esta condición no será fácil. Sin embargo más fácil debería ser que el Presidente de Honduras interceda y hable con su homólogo de Guatemala para que les den el permiso y poder cruzar ese país con sus camiones y las cargas.

Ahora su esperanza es que alguien cercano al mandatario le explique esta situación. “Porque yo creo que no es justo que un hondureño esté tirado en país ajeno y sin ninguna ayuda de sus autoridades”.

Reiteró el llamado al presidente Hernández, porque el diputado Arita está seguro que él puede hablar con el Presidente de Guatemala, o dar las instrucciones a la gente de Cancillería para que puedan gestionar el regreso al país de estos 250 hondureños varados desde hace meses en la frontera de México con Guatemala.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − 6 =