La multi afectación del Covid también alcanza la siquis de la persona incluso en quienes no han sido infectados

El sicólogo, Rocky González, describe las personas que no han sido contagiadas por el Covid, pero en su mente consideran que están afectadas por el virus, quizá porque tocaron algo proveniente de una persona que consideran pueda ser que esté contagiada, a eso se le llama sesgo cognitivo, expresó.

“Un sesgo o prejuicio cognitivo es una interpretación errónea e ilógica de la información que tenemos disponible, al dar demasiada importancia o muy poca importancia, ya sea maximizando o minimizando los acontecimientos que pasan a nuestro alrededor”, refirió el profesional de la sicología.

Ahora bien, qué es lo que sucede cuando se le da demasiada importancia a situaciones que no lo ameritan. “Cuando le damos demasiada importancia caemos en un sesgo cognitivo que se le llama ‘VISIÓN CATASTRÓFICA DE VER LA REALIDAD’, estas personas presentan cuadros de pánico, niveles de ansiedad elevadísimos y tenemos que hacer intervenciones en crisis”.

“Estas personas, aunque no hayan salido de sus casas pueden sentir que tienen, o que fueron contagiadas con el Covid-19. Y esta es una elaboración distorsionada del pensamiento, son personas que no salen y si salen hay una hipervigilancia, son observadoras de todo, se desinfectan las manos de forma muy constante, uso de mascarilla ¡que no está mal! el asunto es que están invadidas por el terror y por estar invadidas por este miedo pueden cometer errores”, expuso González.

Es así como la persona con una visión catastrófica de la realidad, se anticipa a los acontecimientos, pero de una manera catastrófica elucubrando una serie de ideas, que terminan por ‘vivir’ una película de terror”.

Refirió que han sucedido vasos de personas que llegan a sentir síntomas de la enfermedad, van al médico se hacen los exámenes, toda una evaluación diagnóstica y están negativas. “Pero toda la carga sicológica que tiene esta persona producto de estos pensamientos son los que la han llevado a manifestar físicamente estas reacciones.

EL CASO OPUESTO DE PERCIBIR ESTA REALIDAD

Y en el otro extremo es cuando se da una especie de abstracción selectiva. “Es la distorsión que se caracteriza por una visión de túnel, en donde solo se ve un elemento de la situación, excluyendo el resto, en donde se resalta y se valora solo un detalle por encima del todo”, lo cual resulta peligroso.

“Eso significa que solo queremos ver lo que nos conviene ver, la parte positiva del hecho”, pero según nuestra propia percepción de esa realidad, lo que con facilidad puede conducir una equivocada minimización de la percepción de riesgo».

Es cuando las personas creen que con el uso de la mascarilla, distanciamiento, etc. Ya es imposible que se puedan llegar a contagiar y así se elabora un optimismo ilusorio, expone el licenciado González.

“Entonces la gente sale y dice ‘no hombre, ya vas a ver que no va a pasar nada’…’confiemos en Dios’… Ese optimismo ilusorio es una distorsión cognitiva… ‘miren, vamos a ir todos cubiertos y aquí y allá y ya vas a ver que no va a pasar nada’. Entonces transmite optimismo, pero es un optimismo irreal”, aseveró.

Por cierto, una persona vacunada puede caer en este grupo de personas, al considerar que ya no se puede contagiar, llegando a bajar la guardia, lo cual es un error.

De ahí que los médicos recomiendan a una persona vacunada que continúe manteniendo las mismas medidas de bioseguridad, porque sí se pueden contagiar, pero quizá en menor grado y lo que sí es seguro es que pueden transmitir la enfermedad.

En ambos casos González recomendó buscar asistencia sicológica profesional, porque es la mejor forma que personas con falsas percepciones de su realidad, encuentren ese punto de equilibrio tan importante en esta situación como la pandemia.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *