La migración una “alternativa” que se agiganta entre los hondureños a pesar de los riesgos

La migración en Honduras es una problemática que está lejos de terminar, los hondureños siguen saliendo diariamente del territorio hondureño en busca de oportunidades que no han encontrado en el país; huyen de la violencia, de la miseria económica, de la corrupción, entre otras razones.

Según expertos frenar la migración es un trabajo de largo plazo y esto depende del compromiso de los Estados y su trabajo en mitigar el impacto de la violencia y de la mejora de las condiciones económicas y de la vida en general, lo que deja  en el limbo a la población ante la ausencia de soluciones.

Según el Fosdeh la tasa de pobreza en Honduras podría aumentar de 70 a 75 % al cierre de 2021.

Este año 2021 la migración ha empeorado debido al impacto por la pandemia del Covid-19, los fenómenos naturales y la crisis en el sector económico y social de Honduras, esto de acuerdo con el  Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Foto EFE Migrantes.

Pese a los riesgos de extorsión, secuestros y accidentes en la frontera, y el peligro de  contagiarse con el mortal virus, aproximadamente a diario salen 400 hondureños del país,  conforme con el Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh).

La realidad detrás de los datos.

El número de migrantes que ha cruzado la frontera entre México y EE. UU. alcanzó su nivel más alto en 21 años, según datos del último reporte de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP).

En junio de 2021 la patrulla fronteriza detuvo a 188,829 inmigrantes que intentaron cruzar la frontera, es decir un 5% más que el año pasado, de los cuales el 34% ya lo habían intentado antes, reporta la CBP.

Niños no acompañados/ foto Internacional/ UNICEF/OJEDA.

Asimismo, afirma que el número de niños no acompañados que cruzó la frontera en junio fue de 15,253, es decir un  8% más que el año pasado. Con un promedio diario 794 niños que cruzaron la frontera diariamente.

Honduras a la cabeza en cifras de migrantes retornados.

Foto El Heraldo.

Según el observatorio consular y migratorio de Honduras (CONMIGHO) de enero a julio 2021 se han retornado a Honduras 29,107 hondureños, y solo en lo que va del mes de julio se ha retornado 1,142. El flujo se mantiene entre 6 mil a 5 mil migrantes retornados por cada mes.

Y al ritmo que va, la cifra total de 36,588 hondureños retornados en 2020 se doblara o triplicara, ya que a mitad del año 2021 ya se registran casi 30 mil compatriotas retornados.

Mientras que las cifras de solicitudes de migrantes que buscan asilo, Honduras encabeza la lista con 22,826. Peticiones que van a rebasar las de 2019 y se esperan que superen las 100.000 solicitudes en todo este año. 

Causas de la Migración.

El sociólogo hondureño, Roberto Briseño, afirma que las causas que motivan los movimientos migratorios o emigraciones son determinadas por factores estructurales, los cuales son de carácter económico socioeconómico y también de carácter político.

“La tendencia de migrar es involuntaria, es decir son más causadas por procesos de exclusión y de expulsión de población de los lugares. Esa expulsión está determinada por factores estructurales, como los cierres de oportunidades laborales, los cierres de oportunidades educativas y de seguridad, es una situación de inseguridad humana”, explica Briseño.

El también catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) afirma que la desprotección social o la incapacidad del Estado para garantizar la seguridad humana hace que la población se sienta excluidas del acceso y disfrute de Derechos Humanos fundamentales como la salud, educación y el derecho al trabajo, principalmente.

”Todos esos factores interrelacionados hacen que la población se sienta extraña en su propio país y opté por emigrar, incluyendo el sacrificio o el riesgo de la vida, porque en sus valoraciones han de considerar que es mayor riesgo quedarse en el país que exponerse en las rutas migratorias”, señala el sociólogo.

A la vista una nueva caravana. 

La representante del Programa de Apoyo a Migrantes Retornados de la Comisión de Acción Social Menonita, Mercedes Pérez, alertó  a inicios de este mes de la convocatoria de una nueva caravana que estaría conformada por más de 12 mil personas y la cual estaría saliendo desde Honduras este próximo 31 de julio.

Según Pérez la pobreza ha aumentado en Honduras y eso orilla a miles de hondureños seguir buscando mejores condiciones de vida a través de la migración.

Para Briseño el anuncio de nuevas movilizaciones en forma de caravanas es un indicador de que los problemas más que resolverse, se están agudizando.

Pese a los riesgos la única opción es emigrar.

Para el capitalino, José Flores de 34 años, el deseo de poder superarse, el ayudar a sus padres, familia e hijos, es lo que lo impulsa a pensar en emprender nuevamente el peligroso viaje.

En 2019 Flores decidió emigrar junto a su pequeña hija de 7 años, en ese mismo año lo deportaron. Y pese a los peligros, afirma que lo único malo que experimentó en el viaje fue que lo deportaran a Honduras.

“Salimos en mayo de 2019 y nos fuimos con un coyote desde Tegucigalpa, pero me deportaron el 1 de noviembre de ese mismo año, fue un proceso de varios meses en los que vivimos en México. En el camino se presentan varios riesgos en que lo pueden secuestrar, pero a veces las ganas de superarse lo ciegan a uno, y tal vez no se mide muchos los riesgos; al final lo único malo del viaje fue que nos deportaron”, manifiesta.

De parte de Noticias 24/7 se intentó contactar a autoridades del Instituto Nacional de Migración (INM) para conocer si tienen conocimiento del anuncio de la nueva caravana y conocer las cifras que ellos manejan, sin embargo es todo un protocolo lograr una declaración oficial y se nos pidió que se enviara las preguntas a un correo electrónico, pero al final nunca respondieron a la solicitud.

En conclusión la crisis migratoria y las causas que provocan la salida de miles de hondureños del país está muy lejos de terminar.

Las condiciones económicas y sociales se han agudizado durante la pandemia, y las pocas oportunidades laborales, la pobreza, la violencia y la corrupción siguen empujando a los compatriotas a seguir buscando esas oportunidades que el Estado les sigue negando, y que sin importar los peligros ven en la migración la alternativa a sus males.

Foto El Economista.Net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 3 =