La COP26 toca a su fin sin acuerdos claros sobre la crisis climática

FC5D44BE-296C-4070-9BB8-05221A4A0591

La cumbre climática COP26 llega a su fin este viernes en Glasgow (Escocia, Reino Unido), tras casi dos semanas de debates y sin haber alcanzado aún objetivos concretos, dejando sin solución los problemas más acuciantes del clima.

En el tramo final, los participantes en la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático parecían dar marcha atrás en su pedido de acabar con el uso de carbón y de eliminar por completo los subsidios a los combustibles fósiles.

Así, el último borrador de propuesta de la presidencia de la COP26, publicado esta jornada, insta a los países a acelerar «la eliminación progresiva de la energía del carbón y de los ineficientes subsidios a los combustibles fósiles»; mientras que en la versión previa del miércoles se pedía a las naciones «acelerar la eliminación del carbón y de los subsidios a los combustibles fósiles».

La cuestión sobre cómo abordar el uso continuo de los combustibles fósiles, que son los responsables, en gran medida, del calentamiento global, ha sido uno de los puntos de fricción durante estas dos semanas de diálogo. Aunque es probable que la propuesta final aún sea debatida en la cumbre, que termina formalmente el 12 de noviembre, el cambio en el lenguaje utilizado sugiere un alejamiento de las demandas incondicionales a las que se han opuesto algunas naciones exportadoras de combustibles fósiles.

La comunidad científica insiste en que urge frenar su uso lo antes posible para cumplir con el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados, establecido en el Acuerdo de París de 2015, y de lograr la neutralidad de carbono para 2050.

Otro tema de vital importancia son las ayudas financieras para que los países pobres hagan frente al cambio climático. Las naciones adineradas del primer mundo no han aportado los 100.000 millones de dólares anuales prometidos para 2020, y han sido duramente criticadas por buscar imponer sus costosas políticas climáticas a los países en desarrollo.

El último borrador refleja esas preocupaciones al expresar su «profundo pesar» por no haberse alcanzado el objetivo de los 100.000 millones, y pide a los países ricos que incrementen sus aportaciones.

Jefferson Galeano Martínez, profesor de educación ambiental en la Universidad de La Sabana (Colombia), sostiene que estas cumbres muestran la incapacidad de los países de llevar a la práctica los puntos acordados. Además, lamenta que los países en vías de desarrollo, que son los que menos contaminan, sean, en cambio, los que más sufren los efectos del cambio climático.

Fuente RT Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce − 1 =