La actual crisis económica hondureña y sus perspectivas de inversión

Captura color dolemp


El especialista en finanzas, el estadounidense, Robert Argüello, que conoce muy bien el ambiente de inversiones nacional, porque en varias ocasiones ha actuado como asesor, tanto de empresas gubernamentales, como privadas, nos ofrece su punto de vista acerca de lo que podría deparar a los hondureños post pandemia.

A consideración de Argüello, Honduras cuenta con varios puntos de los que echar mano, pero cada tiene sus propios inconvenientes.

Uno de ellos son las remesas, las que se han mantenido a pesar de la situación que en Estados Unidos, millones de personas perdieron sus puestos de trabajo y a un tanto similar se les redujo a la mitad; aun así las remesas se han mantenido relativamente estable, considera Argüello.

“Por eso es muy importante que los remesadores sean beneficiados, porque las remesas crean riquezas y creo que los remesadores están siendo impactados muy fuerte con el tema de impuestos y eso es algo que podemos platicar”, expresó.

Lo otro es que el país podría solicitar préstamos, pero Honduras es un país altamente endeudado y la mayoría de las empresas en el país están endeudadas. Puesto así la avenida que tiene por delante es el capital, agregó.

“La inversión es muy importante en el país y para poder atraerla, obviamente las leyes tienen que estar claras y se deben de cumplir. También se debe hacer un registro con todos los inversores, ya sean hondureños como fuera de Honduras, para ver si están contentos y luego hay que hacer un plan con gobierno-sector privado-trabajadores; para ir a buscar esa inversión porque Honduras va a competir con todos los países que igual van a salir en pos de la inversión”, vaticinó.

Hizo referencia al acuerdo que el Banco de Fomento de Estados Unidos firmó con el Estado de Honduras, del que dice apenas es el segundo acuerdo en Centro América, ya que el primero lo tiene El Salvador.

“Pero yo te diría que el de Honduras está mucho más avanzado que El Salvador. Es un documento en donde el gobierno de Estados Unidos, a través de su Banco de Fomento va a invertir en empresas que estén dispuestas a invertir en Honduras, a proveer fondos de capital”.

"Pero para hacer esto se debe contar con un inversor norteamericano, si no es así, se puede hablar mucho y no van a llegar los fondos", advirtió Argüello. Porque aquí entran en acción tres partes, el inversionista estadounidense, el o los inversionistas hondureños y el Gobierno estadounidense con la contraparte ofrecida.

Argüello no tiene duda alguna del éxito que trae el que el sector privado haga alianza con el gobierno y viceversa, “alguien me dice que aquí le tira mucho al gobierno, pero yo le decía a esta persona, ‘mira aquí tú tienes que ser hondureño, porque estás compitiendo contra el salvadoreño, guatemalteco y el dominicano’”, narró.

Citó un ejemplo del gobierno mexicano, que tomó la decisión de ir a buscar las empresas americanas que están mudando operaciones desde China hacia Estados Unidos y que necesitan tener un país como México donde se puedan integrar la cadena de valor con la de Estados Unidos.

“No creen ustedes que sería una enorme alegría que el sector privado con el gobierno actual, tengan diferencias políticas o no, por el bien del país acudan a todas estas empresas americanas que andan buscando en dónde instalar sus fábricas, que van a ser tantas que no va a haber tanto lugar, se necesita un país como Honduras, porque todas estas fábricas americanas pueden establecerse y tener una alianza con un país como Honduras que lo tiene todo”, recomendó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.