La acción social comunitaria y la tecnología claves para fortalecer la juventud hondureña

¿Donaría una hora de su tiempo al día? Una hora puede parecer poco, sin embargo para algunos jóvenes con poco acceso a pagar reforzamiento escolar o acceder a una computadora, una hora vale mucho. Y Sheyli Guzmán se dio cuenta de eso, y desde hace 6 meses dedica una hora diaria para enseñar de manera voluntaria cursos de informática, y a penas es una joven bachiller que comienza la universidad, residente del barrio la Fortaleza del Sector de Cofradía, esta joven no tiene ningún reparo en compartir lo que sabe: »Me siento muy satisfecha de poder ayudar a gente de mi comunidad, de saber que hay personas que no pueden ni encender ni una computadora. Y saber que estoy enseñandoles algo nuevo y útil me llena de satisfacción, por ejemplo, esta semana me entere que uno de mis ex alumnos ya emprendió su negocio en Cofradia, y puso su propio café internet improvisado y todo a partir de una computadora», nos comentó Sheily con una sonrisa en el rostro.

Y buscando precisamente esa vinculación entre la acción social y su repercusión en los barrios vulnerables del Valle de Sula, este miércoles más de 70 jóvenes se unieron a la actividad denominada REPARATECH una propuesta innovadora que busca asociar a los estudiantes universitarios de las carreras de informática, programación e ingenierías en sistemas con el servicio social.

¿Cómo lo hicieron? Los estudiantes se apuntaron como voluntarios y se organizaron para darle funcionalidad a mas de 60 computadoras que actualmente están dañadas en 25 Centros de Alcance ubicados en el Valle de Sula. Con este tipo de actividades se busca promocionar el uso de la tecnología a nivel comunitario como un canal para emprender y terminar la educación a través de medios alternativos.

Las computadoras que fueron rehabilitadas pertenecen a los Centros de Alcance Juveniles (CDAJ) ubicados en zonas vulnerables a cargo de FUNADEH y USAID  a través de su Proyecto GENESIS, y fue posible gracias a la colaboración de asuntos estudiantiles de UTH. La alianza surge por la necesidad de reactivar las computadoras del laboratorio dentro de los CDAJ que necesitan reparación para continuar ofreciendo los servicios de clases de computación, que es donde Sheyli apoya como voluntaria, además de ser utilizada por lo jóvenes de las comunidades para hacer  investigaciones escolares, así como para la implementación de los programas EDUCATEH, Capacítate para el Empleo entre otros promovidos a través del Proyecto GENESIS.

Sheyli Guzmán, joven voluntaria.

En el caso de Sheyli, agrega que este fin de semana logró graduar con éxito a 19 personas entre ellos dos adultos, y ahora solo espera que venga la próxima promoción. Su aspiración es contagiar a todos con su pasión por las computadoras, y mostrarles que desde allí también se puede tener otras oportunidades de ingresos, en el sector de Cofradía.

Redacción Noticias 24/7.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *