Kirk Douglas, el tipo duro de Hollywood, muere a los 103 años

FOTO DE ARCHIVO: El actor Kirk Douglas llega para recibir el premio inaugural a la Excelencia en el Cine presentado por el Festival Internacional de Cine de Santa Bárbara en una gala de recaudación de fondos en su honor en el Bacara Resort & Spa de Santa Bárbara, California, el 30 de julio de 2006. REUTERS/Phil Klein/Archivo Foto

“Con profunda tristeza mis hermanos y yo anunciamos que Kirk Douglas nos dejó hoy a la edad de 103 años”, dijo Michael Douglas en una declaración a la revista People y en su página de Facebook.

“Para el mundo es una leyenda, un actor de la época dorada del cine, un filántropo comprometido con la justicia y con las causas en las que creía, que fijaron un estándar al que todos nosotros debemos aspirar”, añadió Douglas.

“La vida de Kirk fue bien vivida, y deja un legado en el cine que perdurará durante las generaciones venideras, y una historia como filántropo de renombre que trabajó para ayudar al público y traer la paz al planeta”, añadió Michael, diciendo que estaba “muy orgulloso” de ser el hijo de su padre.

Douglas hizo más de 90 películas en una carrera que se extendió a lo largo de siete décadas y cintas como “Espartaco” y “Los Vikingos” lo convirtieron en una de las mayores estrellas de la taquilla de los años 50 y 60.

También desempeñó un papel importante en la ruptura de la lista negra de Hollywood: actores, directores y escritores que fueron rechazados profesionalmente debido a sus vínculos con el movimiento comunista en la década de 1950. Douglas dijo que estaba más orgulloso de eso que de cualquier otra película que hubiera hecho.

PERSONAJE DURO FUERA Y DENTRO DE LA PANTALLA

Douglas tenía un mentón característico, pómulos afilados y una mandíbula sobresaliente – aspecto que le transmitió a Michael – y eso lo convirtió en un personaje natural para interpretar todo tipo de personajes toscos y duros.

También tenía un carácter exigente que le valió una reputación en su mejor momento como actor que dirigía directores. A su amigo de toda la vida y a veces coprotagonista, Burt Lancaster, le encantaba presentarlo diciendo: “Kirk sería el primero en admitir que es una persona difícil”. Yo sería el segundo.”

“Hago mi propio camino”, Douglas le dijo una vez a un entrevistador. “Nadie es mi jefe. Nadie ha sido nunca mi jefe… He sido un inconformista.”

Douglas dijo que interpretar a Vincent van Gogh en “Lust for Life” (“El loco del pelo rojo”, por su título en español), de 1956, había sido su papel favorito, pero “Spartacus” (1960) era su película favorita porque, como productor, dio un gran paso para romper la lista negra de Hollywood.

El Oscar honorífico fue el único galardón de la Academia para Douglas, aunque fue nominado por interpretar al despiadado boxeador Midge Kelly en “Champion” (“El ídolo de barro”, en su versión en español), de 1949, a un ejecutivo de cine en “The Bad and the Beautiful” (“Cautivos del mal”, por su título en español), de 1952 y a van Gogh en “El loco del pelo rojo”.

Douglas era conocido por sus poderosas interpretaciones como personajes que tenían que soportar un intenso dolor en la pantalla. Fue apuñalado en “Ace in the Hole” (“Cadenas de roca”, en su versión en español), crucificado en “Espartaco”, perdió un ojo en “Los Vikingos”, una oreja en “El loco del pelo rojo” y un dedo en “The Big Sky”, (“Sangre en el río”, en su versión en español).

Fuente Reuters.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


12 − once =